SANDRA GONZÁLEZ Y DORA IRENE RIVERA
9 de agosto de 2016 / 08:21 a.m.

MONTERREY.- Por primera vez en la historia, un ex gobernador del Estado se sentará en el banquillo de los acusados para comparecer, porque el amparo que le otorgaron lo protege contra cualquier orden de aprehensión, arraigo o detención, pero lo condiciona a presentarse ante el juez de control que lo citó.

En punto de las 8:30 de la mañana, Rodrigo Medina de la Cruz arribó al Palacio de Justicia para ingresar a la sala número 1 de audiencias, donde deberá escuchar la imputación que pretenden hacerle los agentes del Ministerio Publico de la Subprocuraduría Anticorrupción.

"Tenemos la conciencia tranquila, hemos hecho bien las cosas, no hemos cometido delito alguno y lo vamos a demostrar", dijo Medina de la Cruz a la prensa.

"No estamos dilatando el proceso, estamos justamente acudiendo a la justicia haciendo uso de nuestros derechos para que se hagan bien las cosas, que constitucionalmente sean correctas y que el piso este parejo para todos", aclaró ante la serie de amparos que su defensa ha promovido.

Minutos después asistió el titular de la Subprocuraduría Anticorrupción Ernesto Canales, quien mencionó que si el ex mandatario dice que no tiene temor pues que declare en la audiencia.

Se espera que a las nueve de la mañana dé inicio la audiencia de imputación en la que los funcionarios estatales lo van a declarar como probable responsable de delitos patrimoniales de ejercicio indebido de funciones públicas y peculado, delitos en los que supuestamente incurrió al firmar el contrato con la empresa Kia.

CLAVES

-28 de julio, primera audiencia de imputación.
 
-Un día antes obtuvo la suspensión provisional alegando amenaza de aprehensión.

-El 2 de agosto la justicia federal le negó la suspensión definitiva del acto reclamado.

-Se le fijó una nueva cita para el 9 de agosto en la Sala Primera de lo Penal.

-Horas antes promovió otro amparo, se le otorga suspensión provisional con la condición de que se presentará a la audiencia de imputación