Daniela Mendoza 
14 de enero de 2014 / 07:08 p.m.

Monterrey.- En Nuevo León, un nueve por ciento de adolescentes varones ya son padres de al menos un hijo.

Un estudio indica que de estos jóvenes entre los 15 y 19 años, se han hecho responsables de su paternidad y la han asumido como algo bueno para su vida, esto según el reporte de realizado por el Colegio Mexicano de Medicina Familiar con el apoyo del Instituto Estatal de las Mujeres

El trabajo realizado entre mil 149 jóvenes en el área metropolitana y rural del estado reveló que 107 de ellos han tenido hijos antes de cumplir 20 años.

La actitud de los varones con respecto a la planificación familiar y los métodos anticonceptivos, son uno de los motivos por los que el embarazo a temprana edad se refleja en gran medida, ya que la mayoría, tanto los adolescentes padres, como quienes no lo son, piensa que estas previsiones corresponden a las mujeres.

En contraparte: "Es de resaltar el hecho de que la gran mayoría de los adolescentes (92.8%) en ambos grupos piensa que el hijo/a es una responsabilidad tanto de los hombres que embarazan como de las mujeres, predominando incluso en el grupo de adolescentes que ya han embarazado, lo cual hablaría de la experiencia (gratificante) que significa el embarazo para ellos", señala el análisis.

Los jóvenes encuestados señalaron en la mayoría de los casos, que la mujer que embarazaron era su pareja o novia, refiriendo estar enamorados de ella.

Entre este grupo se destaca que la buena relación de pareja antes del nacimiento y la adaptación a los cambios a través de la transición a la paternidad, son aspectos a la aceptación de la misma y tienen un nivel más alto de involucramiento en la crianza de sus hijos.

Otro punto que trasciende, es que el 50 por ciento de los adolescentes padres dicen que el embarazo fue planeado y sólo el 30 por ciento descartan eso, que independientemente de ello aceptan la paternidad, pues sienten obligación a ello.

También se señaló que el 40 por ciento de los adolescentes estaban en proceso a ser padres y indicando que acompañan a sus parejas a la consulta de control prenatal de modo regular.

Sin embargo, las condiciones de la nueva familia son precarias, un 4 de cada 10 adolescentes con hijos deben fijar su vivienda en la casa de los padres, ya sea que se casen o vivan en unión libre.

Es destacable de 8 de cada 10 de los adolescentes consultados aportan recursos para los gastos de la casa, que incluyen servicios y pago de despensa y alimentos, en lo que invierten un promedio de mil 187 pesos mensuales.

Los adolescentes encuestados para el estudio de las dos organizaciones, consideran que el padre no debería ser el único sostén de la familia en 29.9 por ciento de los casos, mientras que un 49.5 sí lo consideran.

La mayoría de los encuestados, 7 de cada 10, realizan labores dentro de casa, destacando la limpieza y la preparación de la comida, además del cuidado de los hijos.