DANIELA MENDOZA | MILENIO DIGITAL
9 de agosto de 2015 / 02:46 p.m.

GUADALUPE.- La misión es elevar la frecuencia del parque y beneficiar con ellos a sus huéspedes permanentes: los animales.

Una veintena de personas vestidas de blanco buscan un lugar en el césped donde puedan hacer su llamado a la madre tierra.

"Sí, somos los hippies abraza árboles que venimos a darle reiki a los animales", dice Oralia, quien dirige la meditación entre un grupo muy heterogéneo de personas.

Han hecho un circulo, han prendido los inciensos y han convocado a la energía.

Los pocos visitantes que arriban a La Pastora este domingo los miran sin detenerse, las personas haciendo meditación en un parque ya no son una escena fuera de lo común.

Los convocados han manifestado su preocupación por los animales y la tierra. A casi nadie le gustan los zoológicos o la idea de vida salvaje en cautiverio, pero ya que están en este espacio, aseguran que es necesario protegerlos.

Más allá de los cuidados y la alimentación que pueda darles el personal del Parque, el estrés que les ha generado la construcción del estado de fútbol, la pirotecnia de su inauguración, debe ser sanado.

No son ajenos a la defensa que se hizo de este espacio previo a la construcción del estadio, pero les queda claro que no por ello deben bajar los brazos.

Mas tarde, otro grupo de ambientalistas y ciudadanos preocupados por el futuro de los animales en el zoológico visitarán el espacio; verán sus condiciones y buscarán respuestas de los encargados, por lo pronto, este pequeño grupo prepara el terreno.