SANDRA GONZÁLEZ
31 de octubre de 2017 / 09:59 a.m.

MONTERREY.- La avenida Diego Díaz de Berlanga se convirtió desde hace seis meses en una pista de obstáculos de máximo riesgo para peatones y automovilistas.

Esto porque en el tramo que comprende de Los Ángeles a Ruiz Cortines en Monterrey, hay obras inconclusas de Agua y Drenaje en dos carriles que van hacia el sur, sin embargo se desconoce por qué no han concluido la introducción de tubería.

Trabajadores de la zona indicaron que las zanjas quedaron abiertas sin señalización adecuada por lo que automovilistas han chocado contra los montones de tierra.

Las obras son imperceptibles cuando comienza a oscurecer porque desde hace tres meses las luminarias dejaron de funcionar según relataron trabajadores de la zona.

Para ellos la situación se ha complicado pues en las banquetas existen registros abiertos nos cuales tienen una profundidad mayor a un metro, y ya se han suscitado accidentes.

Por si esto no fuera poco, en los carriles que quedaron habilitados existen alcantarillas a desnivel lo que daña las llantas y carrocería de los vehículos.

ilp