2 de abril de 2014 / 09:32 p.m.

Monterrey.- Ahí quedaron los juguetes tirados afuera de su humilde vivienda.

Como señal de luto, sus maestras colocaron un moño en color blanco en la entrada principal del kínder "Irma Sabina Sepúlveda".

Todo por la muerte del pequeño Giancarlo Gómez Zúñiga, de cuatro años de edad, quien pereció a causa de un balazo que le propinó su primito de siete, por andar jugando con una pistola calibre 9 milímetros, propiedad del papá del presunto responsable.

El incidente sucedió los primeros minutos del pasado lunes, pero trascendió este martes con el fallecimiento, en el Hospital de Zona número 21 del IMSS, del pequeñito de 4 años.

Los hechos ocurrieron durante un convivio en la colonia Pueblo Nuevo, en Apodaca.

Se dice que el menor de siete años jugaba con su primo con la pistola y ante la mirada de los padres de ambos, le apuntó a Giancarlo y disparó, dando el balazo en el oído derecho del menor, con salida por el lado izquierdo.

Aunque fue llevado de urgencia a dicho nosocomio, el menor no pudo sobrevivir a las graves lesiones.

Sin embargo, lo raro del asunto que indagan los elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones, es que luego de los acontecimientos, el padre del menor responsable se llevó la pistola y escapó, sin que se sepa su paradero.

El pequeño Giancarlo vivía en la calle Plutón 3169, en la colonia Colinas del Aeropuerto, en el municipio de Pesquería.

Tanto en Pueblo Nuevo, en Apodaca, como en la citada colonia en Pesquería, la gente se encuentra consternada.

Por el niño que disparó, ya que aunque lo hizo de manera accidental, tendrá que tener mucha ayuda psicológica.

Existe el coraje por la actitud de los padres de familia ante el extraño caso, ya que dicen, cómo permitieron que los niños jugaran con un arma de fuego y sin amartillar.

Mientras que en Pesquería por la muerte de Gómez Zúñiga, quien apenas comenzaba a vivir.

Por lo pronto hay luto en dos familias, coraje en muchas y dos niños vivieron una terrible tragedia, que obviamente, a nadie se le desea.

IRAM OVIEDO