MAYTE VILLASANA
22 de octubre de 2016 / 08:11 a.m.

MONTERREY.- Una madre de familia exige justicia tras la aparente libertad del hombre que abusó sexualmente de su hija menor, una niña de tan solo 12 años.

Yo le pido al Gobernador, le pido con todo mi corazón que se apiade de mí, que me ayude, que esto no se quede impune como tantas y tantas niñas violadas que hay.

“Lo último que yo sabía era que se le iba a girar un tercer dictamen porque aparentemente su defensoría lo hace pasar por enfermo mental”, dijo la madre.

Barbarita Quintanilla,
indicó que hace un año interpuso la denuncia y al cabo de seis meses Julio Ángel Segura Amaya fue detenido, pero ahora el caso dio un giro con las investigaciones, que de acuerdo a la ama de casa, en lugar de ayudarla sólo están beneficiando al acusado.

“Ahora me dicen que es insuficiente el auto de formal prisión para esta persona, que tenemos hasta el 24 para resolver esto, pero ya hay pruebas. Hay una prueba psicológica que arroja que mi hija fue violada certificada por los doctores, que arroja que mi hija tiene un daño muy severo, certificada también”, comentó.

Indicó que este viernes recibió una notificación para que se presente el lunes ante el Juzgado, pero la orden incluye delitos que ella no denunció en su primera acusación contra el presunto agresor.

“Mezclan tres tipos de delitos que son equiparable a la violación, por drogas y homicidio calificado, cosas que la verdad no entiendo”, dijo.

La mujer habitante de la colonia La Aurora, en Juárez, solicitó a las autoridades estatales que muestren interés en su caso para que no se quede impune.

“No sé, que me ponga un buen abogado de oficio, un buen abogado que no se venda, que me ayude a ser justicia que es lo único que yo pido”, finalizó.