21 de julio de 2014 / 12:03 p.m.

Monterrey.- El recuerdo de una sonrisa, un oso de peluche, una diadema y unas sandalias de princesa quedaron en la cama donde Melany fue raptada y asesinada en Ciudad Madero, Tamaulipas.

Quien o quienes cometieron el trágico hecho aprovecharon que la puerta del departamento del sector Miramar 2 no tenía llave o candado para convertir el sueño de la niña en una pesadilla.

"Se había quedado dormida en el sillón y le dije a mi marido, Mario lleva la niña a la cama y luego ya la cambió y medio se despertó", recordó Liliana Ramón, mamá de la menor.

"Y luego me dice mi sobrino, tía Melany no está dormida se está riendo, y le digo es cierto y se ríe. Se volteó para un lado y se quedó dormida", comentó, al enfatizar que lo último que observó en la pequeña fue la sonrisa.

La madrugada del viernes fue la peor para Mario y Liliana. No tenían rastro de su hija única.

El plan de disfrutar la playa Miramar -junto a 50 familiares directos y lejanos- se transformó en un operativo de búsqueda que duró más de 36 horas.

"Vi cuando giraban la perilla, abrí los ojos, estaba medio dormida y vi una silueta de una persona que traía una niña en el hombro, pero como somos muchas familias, pensé que alguno de mis hermanos había cambiado a algún niño de cuarto", narró la mujer.  

"Entonces le digo, Mario la niña?, él toca su lugar, su espacio, me dice no está. Le dije que alguien se había llevado a mi niña, alguien entró y se la llevó", detalló.

Toda la zona peinó, menos un lote naval abandonado, que quedaba a la vuelta del condominio. Ahí encontraron el cuerpo de Melany.  

"En ese lugar no nos permitían entrar porque era predio de la Marina. Anduvimos buscando por todos lados menos ahí", aseguró el papá de la menor, Mario Gómez.

Desde las tres de la mañana que ocurrió, no nos dormimos, mis familiares empezaron por lotes baldíos, casas abandonadas, por todas partes llenos de hierba", sostuvo.

Los padres de la menor recibieron el apoyo para el traslado del cuerpo a Guadalupe, donde será velada y sepultada.

El sábado, la Procuraduría de Justicia retuvo a un hombre adicto que fue capturado por vecinos con manchas de sangre en sus manos; junto con él otro de sus amigos. Ambos declararon y salieron libres.  "A ellos no les hacen nada, por qué quieren culparnos a nosotros que venimos de familia y la ley de aquí dice que fuimos alguien de nosotros, por qué", cuestionó José Ruiz, papá de uno de los tíos de Melany.

La línea de investigación apuntó a los pasajeros del autobús turístico. A hombres y mujeres se les tomó muestras de sangre y orina. Nadie puede regresar hasta que la autoridad lo determine.

"Están investigando a todas las personas que veníamos en el camión, a nosotros dos nos descartaron, aún continúan con la investigación", agregó.

Al platicar sobre el o los asesinos, coinciden, en exigir a las autoridades que aplique todo el peso de la ley en contra del responsable.

 El autobús de la línea Tours FLA donde viajaron de Guadalupe, Nuevo León hasta Ciudad Madero, Tamaulipas tenía como plazo partir de regreso ayer a las 14 horas, sin embargo se quedará hasta que todos libren responsabilidades y puedan retornar.

El papá de Melany tiene el oficio de proyectista estructural, la mamá se dedica al hogar. Ambos tienen su domicilio en la colonia Vistas del Río, en Juárez.

La menor concluyó el miércoles pasado el segundo grado de primaria en la escuela "Eugenio Garza Laguera", donde le otorgaron un diploma por buen aprovechamiento.

Foto: Especial 

JOSÉ PLATA | @pepeplata | Enviado Especial