Liliana Cavazos | @lilianacavazos
23 de diciembre de 2016 / 07:49 a.m.

GUADALUPE.- Son las 05:00 horas y el molino de Doña Juanita comienza a triturar maíz, pero para la propietaria de este local ubicado en el corazón de Guadalupe, ya es tarde, "no es como en otros años", confiesa.

Hace 35 años, ella inició el negocio con la venta de tortilla recién hecha y con la venta de nixtamal. Desde entonces identificó dos fechas clave en la venta: la previa a la Nochebuena, y a la Candelaria.

"Este es un negocio familiar, y esta es una fecha clave, pero en otros años comenzábamos desde mas temprano", explica Margarita Puente, hija de Doña Juanita.

En años anteriores, tan solo por la cena de Nochebuena, esta familia vendía hasta tres toneladas de nixtamal, y sus puertas se abrían desde las cuatro de la mañana. Actualmente comercializan una tonelada.

"Tenemos pedidos, no nos desanimamos porque se sigue vendiendo, ya sea que la gente llegue o a través de los pedidos, solo que ya no son las mismas cantidades que antes", explica.

Pasadas las seis de la mañana arriban los dos primeros clientes; uno de ellos con olla en mano para colocar ahí el nixtamal.

El producto se comercializa en 15 pesos el kilo y es usado para la preparación de tamales.