FÁTIMA AYALA
6 de julio de 2016 / 12:45 p.m.

Monterrey.- La ex alcaldesa Margarita Arellanes Cervantes no tendrá derecho a perdón, según explicó el abogado Horacio Moyar Quintanilla, pues su delito se considera grave, y que con esta misma suerte correrán sus ex colaboradores.

Arellanes y nueve ex funcionarios fueron vinculados a proceso por el delito de ejercicio abusivo de funciones, que se refiere a cuando alguien con cierto cargo o comisión pública, gracias a su empleo, otorga o autoriza contratos de prestaciones de servicios profesionales o mercantiles.

"El código penal, en el Articulo 2-16 bis, lo sanciona de 2 a 12 años de prisión, en el caso particular se establece que ahí no cabe perdón, cuando son delitos graves o la pena exceda de 6 años, que es el caso que se le atribuye, presuntivamente, a esta señora (Margarita Arellanes).

"Es un delito grave y no tiene derecho a perdón como en otro tipo de problemas donde puede existir, debe haber una resolución en sentencia, debido a que es un delito que excede de 6 años y lo establece el mismo Código Penal de Nuevo León", explicó Moyar.

Incluso aunque se regresen los 8 millones 207 mil 546 pesos que se le pagaron a un abogado para su propia defensa, el delito no sería remisible.

"En el capítulo de perdón del ofendido, porque el ofendido es el patrimonio municipal, no obstante que hubiera un desistimiento, no procede y deberá el juez valorar eso en sentencia si es que es acreedor a una sanción penal.

"También establece unas que van de 200 a 500 cuotas en un momento determinado", señaló.

Según Moyar Quintanilla y de acuerdo al Nuevo Sistema Penal Acusatorio, hay una etapa que se llama intermedia, luego un periodo de pruebas y posteriormente lo que corresponde al Ministerio Público, donde la parte ofendida y el defensor, tendrán que acudir a un juicio oral donde el juez determinará si es responsable de tales delitos y sanciones. Posteriormente hay un juez de ejecución que es el que establece la sentencia o si hay sanciones económicas.

Finalmente se contempla que el caso se prolongue aproximadamente cuatro meses más hasta ver un veredicto.

"Yo considero que serían tres o cuatro meses lo que se puede prolongar por el Nuevo Sistema Penal Acusatorio, la continuidad que establece la nueva legislación es para que tenga más fluidez, inmediatez, de tres a cuatro meses debe estar resuelto en una sentencia favorable o no para quienes hayan participado", comentó.