21 de marzo de 2014 / 01:45 p.m.

San Pedro Garza García.- El corporativo Alfa puede olvidarse de cambios en reglas y lineamientos urbanos que puedan afectar los terrenos donde tiene el Planetario: Mauricio Fernández Garza, ex alcalde y accionista de la empresa, se encargó de blindar los predios en la zona Carrizalejo contra cualquier ajuste futuro, y garantizarle un uso de suelo mixto que no contempla actualmente el plan de desarrollo.

El Cabildo que encabezó Mauricio Fernández entre 2009 y 2012 aprovechó la permuta de terrenos entre Grupo Alfa y el Ayuntamiento para autorizarle lineamientos de construcción específicos de uso mixto a los predios donde actualmente se encuentra el Planetario.

Esto blinda al inmueble contra el nuevo Plan de Desarrollo Urbano que está en proceso de aprobación y que contempla reducir la densidad habitacional de la zona, mediante una reducción en el coeficiente de uso de suelo (CUS).

Durante la sesión extraordinaria de Cabildo que se celebró el 5 de abril de 2011, los regidores analizaron una propuesta de Fernández Garza para realizar la permuta de terrenos en la que Alfa concedía dos predios sobre la avenida Díaz Ordaz a cambio de que el Ayuntamiento le perdonara el impuesto de 17 por ciento en especie que tendría que pagar por desarrollar la zona del Planteario.

El gobierno de Fernández Garza dio por pagado el impuesto con la permuta a pesar de que no había un proyecto formal ingresado, es decir, no había materia que gravar.

Y no sólo eso: también sin un proyecto presentado, el Cabildo otorgó lineamientos específicos de construcción que le concedieron derechos jurídicos a Alfa sobre los terrenos de Carrizalejo para ejercerlos al que desee desarrollar el predio, al margen de lo que digan los planes de Desarrollo Urbano vigentes... todo en torno a un proyecto que ni siquiera han presentado ante el municipio.

Fuentes de la actual administración sampetrina confirmaron que el acuerdo del anterior Cabildo implica que para Alfa sea irrelevante cualquier ajuste en la normatividad, pues con el acto de autoridad que representó el acuerdo del Ayuntamiento, la empresa queda legalmente protegida contra cualquier acto futuro del municipio para limitar la construcción en el terreno o ajustarlo a la normatividad vigente.

La cláusula segunda del convenio que firmaron Mauricio Fernández, por el municipio, y Alejandro Elizondo Barragán y Carlos Jiménez Barrera por el corporativo, deja claro el acuerdo.

Incluso, fija porcentajes concretos de área que se pueden destinar a los distintos giros que incluye el uso de suelo mixto.

"(El convenio implica) que al conjunto de los 'Lotes Carrizalejo' les aplique el uso de suelo mixto, es decir, que pueda desarrollarse sobre ellos en forma conjunta un proyecto de edificios destinados para unidades habitacionales multifamiliares (40%), servicios y oficinas (27%) y para locales comerciales (33%)", señala el escrito.

Además, se le concede un coeficiente de uso de suelo de 2.5, cuando la posición oficial del municipio en cuanto al Plan de Desarrollo Urbano próximo a aprobarse es reducirlo a 2, informaron fuentes del municipio.

Para efectos prácticos, una reducción en este coeficiente implica una menor densidad en metros de construcción, lo cual a Alfa ya no le afectaría, pues el acuerdo del Cabido de Fernández Garza lo blinda contra ello.

La zona en cuestión corresponde a 165 mil 663 metros cuadrados en la escuadra que conforman las avenidas Manuel Gómez Morín y Roberto Garza Sada, y en ellos Alfa puede desarrollar complejos de hasta 10 pisos, cuando justo en la acera de enfrente el tope es de seis.

Mauricio Fernández declaró el miércoles que el tema de la permuta ya estaba finiquitado y minimizó las críticas.

El ex alcalde es accionista del grupo empresarial junto con su familia.

Antonio Arguello