EDUARDO MENDIETA
24 de octubre de 2016 / 06:26 a.m.

SAN PEDRO.- El alcalde Mauricio Fernández Garza manifestó su apoyo a los policías que conforman la dirección de Seguridad Pública de su municipio, pero rehusó dar su opinión sobre su postura sobre los dos que fueron acusados de detener o desaparecer a un joven el pasado 5 de octubre.

En entrevista telefónica, el munícipe de San Pedro dijo que esperará los resultados de las investigaciones que realiza la Procuraduría General de Justicia del Estado y no quiso ahondar en la denuncia presentada por la madre del joven desaparecido, identificado como Jonathan Alejandro Charles Velázquez, de 23 años.

Dijo que no ha tenido comunicación con el mayor Antonio Lucas Martínez, director de la corporación, pues el funcionario se encuentra en un hospital porque su hijo tiene un padecimiento en el corazón.

"Hasta que no tengamos los resultados de las investigaciones con gusto se las compartiré", respondió.

"Se está haciendo una investigación, las investigaciones no se hacen en domingo en la tarde y ahorita está el mayor en el hospital con un hijo, cuando se recupere y esté aquí, pueda hablar con él, y ver cómo está este asunto, ahorita el mayor está en un hospital con un hijo con un problema del corazón", respondió.

El pasado 21 de octubre, se informó que la Procuraduría General de Justica inició una investigación a elementos de la Policía de San Pedro, debido a la desaparición del joven que fue detenido desde el pasado 5 de octubre y hasta el día de hoy su familia no ha sabido nada de él.

De acuerdo a Juana María Velázquez Córdova, de 41 años, quien presentó la denuncia el 6 de octubre, el día 5 su hijo se encontraba con unos amigos a bordo de su motocicleta chopper, en las calles Aluminio y Grafito, de la colonia San Pedro 400, donde los policías municipales lo subieron a una patrulla tras golpearlo, mientras que otro uniformado se llevó la moto y se fue tras la granadera.

Según refiere en la denuncia, el día 5 de octubre María Velázquez estaba cenando en su domicilio hasta donde llegó un joven a decirle que la policía acababa de llevarse a su hijo Alejandro, en la granadera.

La mujer salió corriendo y se dirigió al lugar, pero no encontró nada y un hombre le dijo que habían subido a un joven al que habían golpeado y luego lo habían aventado en la caja de la granadera.

El alcalde señaló que los elementos policiacos de la dirección general de Seguridad Pública están certificados y que cuenta con los controles de confianza.

"Toda la policía está certificada y los resultados son contundentes, hemos mejorado en el tema.


"Nada más te digo que estas cosas tampoco se averiguan en un día y como te digo, ahorita el mayor no está disponible", finalizó la breve entrevista.