EDUARDO MENDIETA
26 de mayo de 2016 / 06:01 p.m.

Monterrey.- "Me da pena y vergüenza el Congreso", así se expresó el gobernador Jaime Rodríguez Calderón luego de que los diputados reventaran este miércoles la sesión extraordinaria donde no pudieron sacar adelante las cuentas públicas y la reestructuración de la deuda estatal.

El mandatario estatal calificó a los legisladores de "peleoneros" y de realizar un trabajo que genera sospechas ante los reclusos y sus familiares en el penal del Topo Chico, donde arrancó un programa social.

"Lo que les puedo decir es que me da mucha pena amanecer con la noticia que los diputados se pelean entre sí. Me da vergüenza que eso pase porque eso detiene el avance de un Estado, solamente beneficiando a sus partidos políticos", señaló a los reclusos.

Luego de que diputados del PAN tomaron la tribuna para exigir que se revisaran primero las cuentas públicas de gobiernos de Medina, Natividad González y Margarita Arellanes, legisladores del PRI abandonaron el Pleno, por lo que la sesión extraordinaria fue terminada por falta de quórum.