7 de abril de 2014 / 10:02 p.m.

Monterrey.- El padre de Erika Valdez, Rubén Valdez Garza, denunció públicamente al doctor Mario Chavarín porque, tras la muerte de la joven, trató de convencerlo para que no hiciera escándalo, haciéndose cargo de los gastos funerarios.

"Él me dijo que me daba la mano en todo. Que me daba el apoyo para la carroza y todo eso… funerales y todo, pero yo se lo negué", puntualizó.

La mañana del lunes el deudo acudió a la Unidad de Investigación número 3 de San Nicolás, a cargo de la fiscal Velia Beatriz Martínez Pérez, allí fue informado de los avances de la indagatoria, en la cual supuestamente comparecieron ya una doctora y dos enfermeras del Centro Quirúrgico Nogalar, donde Valdez Páez murió la noche del pasado jueves debido a complicación al practicarse una liposucción.

"Hay personas que están declarando. Así es. Nos informaron que hay tres enfermeras que están declarando, pero no las vimos. Es una doctora, al parecer una doctora y dos enfermeras, así es", comentó el tío de la joven madre de familia, Ramón Valdez Garza.

Por el momento, la familia espera que las autoridades realicen una adecuada indagatoria y se llegue hasta las últimas consecuencias, en lo que ellos consideran una negligencia médica.

"Pues nada más que se haga justicia y que nos dé la cara el médico (Mario Chavarín), para que todas las niñas y las personas que vayan a hacerse una operación, que vayan con la persona adecuada, no con personas que no tienen corazón", aseveró el tío.

Por su parte, el padre de Erika, de 58 años, criticó el proceder de los responsables de la clínica, al tardar en darle la noticia del fallecimiento y también por demorar en hacer el reporte a las autoridades.

"Porque, como yo le digo, ya para cuando nos quisieron dar el cuerpo tardaron mucho también. Argumentaban que no, que todavía estaba pendiente la autopsia, que todavía no estaba, y hasta el último les tuvieron que hablar los jefes de arriba, les ordenaron", comentó Rubén Valdez Garza.

Martha Érika, quien trabajaba en un restaurante y dejó en la orfandad a dos niñas y un niño, fue velada entre el viernes y el sábado, y la tarde de ese día sus restos fueron cremados.

Por el momento, la Agencia Estatal de Investigaciones trata de localizar al médico Mario Chavarín Ortega y a una doctora que intervinieron en la cirugía estética.

Agustín Martínez