MARCELA PERALES
31 de agosto de 2016 / 07:14 a.m.

MONTERREY.- Tras dar a conocer una clínica de traumatología donde se realizan cirugías estéticas sin la certificación correspondiente, una mujer relató su experiencia en dicho lugar y explicó los motivos que la llevaron a decidir realizarse la cirugía en otro sitio.

“Como muchas mujeres después de amamantar el busto no queda igual que antes, puedes tener un busto grande pero flácido y la ilusión de toda mujer es tener unas bubis levantadas. Me dice (el doctor) tengo una mejor idea, en vez de ponerte la prótesis, te voy a operar el busto pero sin prótesis y te va a quedar levantado y además te puedo hacer una liposucción en el abdomen y en las pompis todo por 50 mil pesos. Dices Ninel Conde me va a hacer los mandados por 50 mil pesos

Úrsula Cantú Aguilar
había decido aumentarse el busto en la clínica ubicada en el sector de Mitras, por lo que le solicitaron hacerse unos estudios clínicos previos a la intervención.

Lo que la hizo dudar fue que el día de la cirugía nadie le pidió los análisis, es decir, el médico desconocía su salud, cuando ya la iba a intervenir. “En ningún momento me dijo oye yo no soy plástico, tengo especialidad en traumatología nada más" .

“El mero 8 de agosto me marca la recepcionista del doctor. Te habló para confirmar la cita de las 10 porque te vas a hacer una operación de busto, le digo sì, pero si ni siquiera te he mandado mis análisis, apoco si me marcas para confirmar la cita”.

Este fue el motivo por el que la madre de familia decidió no arriesgar su vida y operarse en el Hospital Universitario.

El Presidente del Consejo Mexicano de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva, Arturo Ramírez Montañana, señaló que la certificación no es fácil de obtener porque el médico necesita comprobar horas de estudio así como experiencia.

“Tenemos médicos que terminan la especialidad y se les aplica un examen, tendrán que aprobar ese examen, después de hacer la especialidad de cirugía general, después de hacer la especialidad de cirugía plástica, evidentemente después de hacer la carrera de medicina y una vez que aprueban el examen del Consejo, se les otorga la certificación del Consejo”.

Al hacerlo sin conocimiento y si algo falla, las consecuencias son irreversibles. “Son pacientes que ni siquiera podemos saber que se les inyectó porque no hay reporte, no hay expediente, el médico que se los puso ya se fue, o era una señora que abrió una clínica, siempre es la historia de que les vendieron magia”

Por su parte David Kirsch, Cirujano Plástico de profesión, señaló que una cirugía mal hecha jamás podrá corregirse.

Además dijo que si el médico utilizó productos no legales o incompatibles con el cuerpo humano, las consecuencias pueden ser fatales. “Lo primero que le puede ocurrir grave es la muerte, porque pueden ocurrir embolias o quedan muy mal, queda el paciente inservible, o de lo contrario lo mejor que le puede suceder es morir en lugar de quedar vegetal", finalizó.