MARCELA PERALES
16 de diciembre de 2015 / 10:33 a.m.

Monterrey.- La bulimia es otro trastorno alimenticio que puede llevar a la muerte.

Esta se distingue por pacientes que tienen atracones de comida, se arrepienten y buscan una manera purgativa de deshacerse del alimento.

En 1993 Daniela tomó la decisión de dejar de comer para estar más delgada, comenzó por una bulimina, después anorexia, hasta convertirse en una enfermedad mental e incontrolable que le robó 15 años de su vida.

"Se me iba acumulando lo que comía en todo el cuerpo, así lo sentía, entonces tenía que ir a vomitar porque yo decía me estoy haciendo más grande. Llegue a pesar 39 kilos y yo mido 1.61"

A costa de su integridad física, llegó a educar a su mente para no comer.

"Me llegué a cortar las piernas, los brazos, aquí, me cortaba como una forma de regañarme a mi misma por haber comido", dijo Daniela.

Sus padres la internaron en varias ocasiones dentro y fuera del País, nada funcionó. En el 99 tuvo su primer convulsión y su cerebro comenzó a delibitarse hasta quedarse sin escudo para defenderse de la muerte.

"Yo le decía a la psiquiatra, ahorita me están haciendo subir, pero yo voy a salir a lo mismo. Por vomitar tanto los electrolitos, prácticamente no tienes, sodio, potasio, esas cosas. Entonces si me daba un ataque al corazón yo no tenía con que atravesarlo".

Uno de los mitos más frecuentes de la bulimia es que el paciente cree que mientras esté comiendo su salud no se verá afectada con el vómito, pero la realidad que muestran los especialistas es totalmente contraria.

"Con la bulimia vemos afectaciones endocrinológicas, afectaciones gastrointestinales, afectaciones dentales muy importantes, del hueso.

"Uno de los riesgos más importantes es cardiovascular por el desequilibrio entre los minerales y los líquidos que regulan nuestro sistema y que regulan la función del corazón", declaró Eva Trujillo, doctora de la Asociación Comenzar de Nuevo.

La bulimia se distingue por pacientes que tienen atracones de comida, se arrepienten y buscan una manera purgativa de deshacerse del alimento. Se identifican por los siguientes criterios:


- Ingesta de alimento en corto plazo.
- Pérdida de control de ingesta de alimento.
- Conductas compensatorias.
- Provocación de vómito.
- Uso excesivo de laxantes, diuréticos, enemas y otros fármacos.

Este trastorno también lleva a la muerte, bastan tres meses de vómito frecuente para un diagnóstico de bulimia.

Al igual que la anorexia, en algún punto la persona ya no puede retroceder, es por eso que quienes libraron la muerte y hoy pueden contar su testimonio, piden ver su ejemplo y asustarse un poco con las consecuencias.

Aunque son muchos los factores por los cuales se decide dejar de comer o vomitar, especialistas señalan que todo comienza por una distorsión de la imagen corporal.