AGUSTÍN MARTÍNEZ
11 de julio de 2017 / 10:40 p.m.

ESPECIAL.- A sus apenas 14 años de edad, Efrén tenía muchas metas y planes por cumplir en la vida.

Ni él ni sus seres queridos llegaron a imaginar que la tragedia se interpondría en sus propósitos, y que el destino le impediría llegar a alcanzar sus sueños.

El adolescente habitaba en la colonia Constituyentes de Querétaro, en San Nicolás, pero estaba de visita en casa de sus familiares, en Valle de Santa Elena, de Zuazua, donde la tarde del lunes pereció ahogado.

Había acudido a una comida, por la graduación de su primo Gerardo Sebastián, quien recién terminó la primaria.

“Pues él estaba muy contento con nosotros, conviviendo y platicando. Él se veía bien, nada más que pasó este incidente aquí en la laguna de Valle de Santa Elena”, relató Goel Isaías Reyes Palomares, primo del ahora occiso.

El familiar comentó que tenían apenas unos minutos de haber llegado al estanque, y sintieron una enorme impotencia por no poder rescatarlo, a pesar de que lo intentaron aún a costa de su propia vida.

“Yo me metí para tratar de salvarlo pero, la verdad, ya no pudimos hacer nada, y nos dolió más saber que ya no se veía en el agua”, agregó Goel.

Era la primera vez que Efrén los acompañaba al pequeño lago, que se alimenta de un pequeño arroyo entre Valle de Santa Elena y la zona aledaña a Portal del Norte.

“Nosotros estábamos simplemente en el agua, adentro, y ya cuando de pronto volteé a verlo, él estaba ya como ahogándose”, añadió.

Reyes Palomares manifestó que siempre extrañarán a Efrencito, porque él fue en todo momento una agradable compañía, por su carácter alegre y porque siempre le veía contento.

“Como todo adolescente, tenía muchos sueños y metas en su vida. Pero ya, lamentablemente, es voluntad de Dios lo que pasó, y pues ya que Dios lo tenga en su santa gloria”, puntualizó el joven.

La muerte de Efrén Flores Rangel, de 14 años, fue reportada alrededor de las 20:00 horas del lunes en un estanque o pequeña laguna, a unos 500 metros de las calles Cantabria y Huesca, hacia el poniente de Valle de Santa Elena.

Él llegó al lugar como a las 19:00 horas, en compañía de seis primos y otros familiares. No sabía nadar y se presume que cayó en un desnivel.

Con serias dificultades sus seres queridos lograron contratar el servicio funerario, pues no contaron con el apoyo de los gobiernos estatal y municipal.

ilp