EDUARDO MENDIETA | MILENIO DIGITAL
20 de octubre de 2015 / 10:35 a.m.

Monterrey.- Ha dormido menos y se ha preocupado más por temas como el Tanarah o Fashion Drive, pero también por poner orden y meter en cintura a los desarrolladores, a quienes no les teme porque le metan una demanda o al bote al terminar su mandato, tras rechazar nueve edificios y torres de departamentos en el Centrito Valle.

Ugo Ruiz Cortés habla para MILENIO Monterrey desde su despacho particular en la Presidencia Municipal, afirmando que ya recibió una "aproximación" de invitación por parte del gobernador del Estado, pero que aún no decide si se va a la IP o a su consultoría.

¿Cómo se calificaría? ¿Un buen alcalde, malo o pésimo?
Yo no me califico; estar en esta responsabilidad, sólo el que aquí se mete entiende los problemas, las posibilidades, los alcances, las barreras, las oposiciones, los detalles... He tratado de esforzarme por resolver las coyunturas que se están presentando, temas que ni siquiera los teníamos en el radar, pero esa valoración se la dejo a la gente.

¿No le hartaron temas como el Fashion Drive, San Pedro Net o parquímetros?
Alguien tiene que tener la compostura, la cordura, el equilibrio para dar las respuestas acertadas, sin apasionamientos, sin calentarse, sin meter vísceras; hay que meter el cerebro, y si dejas que los sentimientos te agobien o te dominen, pues entonces no metes cerebro y no metes otras cosas.

¿Mauricio estuvo detrás en San Pedro en materia de seguridad?
(En) algunas cosas nos ayudó, nos aconsejó, y en otras la responsabilidad recae constitucionalmente en el alcalde, y no voy a andar queriéndole pasar responsabilidad a otros; Mauricio ayudó, sí; asesoró, sí.

¿Metió las manos en su mandato?
No, con consejo sí, pero finalmente el responsable de lo bueno o de lo malo soy yo.

¿Se topó con algún empresario hijo de influyente?
Varias veces (...), la pregunta siempre: ¿Cumples o no cumples con el reglamento? Si cumples, te ayudamos a que salga más rápido; si no cumples, a ver cómo lo vas ajustando, porque no nos vamos a aventar ninguna maroma por nadie. Algunos dejaron de hablarme por eso, al terminar el cargo limaré asperezas con algunos.

¿Se aprovechó alguna vez de su cargo? ¿Lo tentó el dinero?
No, no; sí tuve algunas situaciones en donde algunos se atrevieron a sugerir algunos arreglos, y los regresamos tan rápido como entraron.

¿Se va satisfecho, como lo dijo Rodrigo Medina?
Yo creo que pudimos haber hecho muchas más cosas, creo que hicimos muchas cosas, y aunque mediáticamente siempre hay siempre dos o tres temas, yo sé que me recordarán por Tanarah, la ciclovía y algún otro asunto, pero hay que decir lo que se hizo en seguridad (...). Tenemos la calificación más alta del país.

¿Qué le causó impotencia como alcalde?
La falta de recursos y la burocracia estatal y federal, que es imposible hacer obras sin recursos, y aquí estamos al 15 para las 12 consiguiendo los fondos, y todavía nos deben 137 millones de pesos que en el nuevo Gobierno nos dicen que nos van a dar un cachito un mes y otro cachito el próximo.

¿Va extrañar ser alcalde?
Tienes una responsabilidad diferente; estos tres años he dormido menos, me he preocupado más, he viajado menos, he estado mortificado por mis problemas y los de 122 mil personas, antes me preocupaban los míos. Es un desgaste físico, emocional, familiar y de amigos.

¿Se va como funcionario estatal o la IP?
Tengo invitación a la IP y tengo una aproximación de invitación en el Gobierno que todavía no se formaliza, y tengo también mi oficina y consultoría política que en los últimos ocho años no le he dedicado mucho tiempo. Platicamos el gobernador y yo, y está muy interesados en el programa Un Solo San Pedro.

¿Está listo para la denuncia que interpondrán los desarrolladores por frenarles sus torres del Centrito?
Yo no hice nada malo, eso me tiene muy tranquilo. No me preocupa si por defender la ciudad alguien me va querer meter al bote, es la ironía más grande, pero asumo la consecuencia.