MARCELA PERALES @marce_reportera
25 de febrero de 2016 / 09:05 a.m.

Monterrey.- En febrero del 2015, la probabilidad de que André Reyes Fierro sobreviviera a un tumor cerebral era prácticamente nula, según los primeros diagnósticos médicos.

La situación en aquel entonces, era que el adolescente prodigio tenía que ser intervenido para extirparle el tumor que se encontraba en el área pineal.

Debido a que en Monterrey ningún especialista tomó el caso por el riesgo que representaba, sus padres Humberto Reyes y Esther Fierro viajaron a la Ciudad de México, donde existía la posibilidad de que André fuera atendido en el Hospital Infantil “Federico Gómez”.

En dicho nosocomio, el cirujano Vicente González Carranza realizó la primera operación, donde logró extraerle el 60 por ciento del tumor.

Aquel 3 de diciembre, la cirugía tuvo que ser interrumpida porque al joven le había subido la presión, sin embargo, la primera batalla se había librado.

Después de tres meses de espera, tiempo que el especialista consideró prudente, André volvió a ser intervenido para retirar el resto del tumor.

La operación que se extendió por más de 10 horas se realizó el pasado martes con éxito. González Carranza extirpó el 40 por ciento restante, dándole a André, todas las probabilidades de vida.

"es un milagro"

Telediario entrevistó vía telefónica a la mamá de André, quien se encuentra en la Ciudad de México.

Esther Fierro, dijo que para ellos, la segunda intervención fue un milagro, pues las probabilidades de que el joven la soportara eran muy pocas.

"Estamos muy contentos, muy agradecidos con Dios de que a mi hijo ya le lograron quitar su tumor y eso para nosotros es un milagro", expresó.

"Incluso el doctor que lo operó nos dijo que él había hecho su trabajo con mucho gusto y que había puesto todo su empeño, pero que definitivamente fue un milagro y así lo creemos todos", señaló la madre de familia.

La mujer dijo que los tres meses de espera fueron de mucha incertidumbre, pues existía la posibilidad de que al momento de ser intervenido la presión arterial del joven volviera a elevarse.

Andre Reyes

"Ayer la operación duró 10 horas, entonces temíamos que durante la operación su presión se volviera a disparar y que tuvieran que volver a parar, pero bendito Dios su presión se mantuvo estable, si le subía, pero con el medicamento si se la pudieron estar controlando", contó Esther Fierro.

“Valió la pena la espera porque entró lo mejor posible, todavía le sigue subiendo su presión pero ya mucho más controlada. El doctor dijo que gracias a Dios André había sido un muy buen niño porque también puso de su parte, entró muy relajadito al quirófano y eso contó mucho”, agregó.

Actualmente, André se encuentra en cuidados intensivos y probablemente este jueves o viernes sea llevado a piso para su recuperación.

Su madre informó que la recuperación ha sido buena, pues al principio al joven le fue colocado un tubo para respirar y ahora solo usa una mascarilla.

"Está muy reciente la operación y aun así mi hijo se mueve y todo, nos reconoció muy bien, le hacemos preguntas y nos contesta con su cabeza porque ahorita hace días le quitaron el tubo de respiración, tiene mascarilla de oxígeno".

"Ya intenta hablarnos, nos contesta con su cabeza, con sus manos, pero pues definitivamente si tiene que haber rehabilitación".

buscan rehabilitación en monterrey

Hasta el momento los médicos no han dado una fecha tentativa para que André sea dado de alta, sin embargo, su familia pide apoyo para que la rehabilitación sea en Monterrey.

Esther Fierro explicó que el Hospital Infantil de México les ofrece la rehabilitación necesaria para André, sin embargo, sus padres ya no cuentan con recursos suficientes para su estancia en la Ciudad de México, además de que un cambio de residencia implicaría separarse de sus otras dos hijas, quienes permanecen en Monterrey al cuidado de su abuela.

“Hay que rehabilitar, hay que decirle otra vez al cerebrito que tiene que caminar y eso se va a lograr con la rehabilitación”, dijo.

"El doctor mencionaba que acá puede haber rehabilitación, pero pues para nosotros eso si ya se nos hace un poco más complicado porque nuestras hijas están en Monterrey, entonces yo no quisiera tener que cambiarnos de residencia para acá y traernos a mis hijas a otras escuelas. Significaría el hecho de poder estar otra vez en familia, no me gusta estar separada de mis hijas y claro, si se puede eso sería magnífico para nosotros", explicó la mamá de André.

Es por eso que la mujer solicitó el apoyo ciudadano, autoridades u organizaciones civiles para poder solventar la rehabilitación futura de André.

El número de cuenta Banorte es 0866813709 a nombre de Humberto Jesús Reyes Valdez.

"Si nos pudieran abrir las puertas para que mi hijo pueda volver a caminar y es un niño muy inteligente, que tiene mucho empeño en salir adelante", finalizó la madre.