SANDRA GONZÁLEZ
19 de septiembre de 2016 / 04:52 p.m.

MONTERREY.- El ex gobernador de Nuevo León, Rodrigo Medina de la Cruz, libró los otros dos delitos a los que la Subprocuraduría Anticorrupción pretendía vincularlo por el presunto desvío de 3 mil 860 millones de pesos a favor de KIA.

Este lunes, el magistrado Ángel Mario García Guerra rechazó la apelación de la Fiscalía, al considerar que no contaban con las pruebas suficientes para vincular a Medina de la Cruz a los delitos de peculado y daño patrimonial.

En la audiencia que se llevó a cabo el jueves, el magistrado señaló errores de la parte acusadora al no apegarse a lo que había externado por escrito, y que el fiscal intentó corregir sobre la marcha.

Las pruebas que presentó la fiscalía para vincular a Medina de la Cruz en este caso fueron un testimonio de una plática en donde presuntamente el ex mandatario indujo a sus funcionarios a obrar a favor de KIA.

La apelación se dio luego de que un juez de control vinculó al ex gobernador únicamente al delito de ejercicio indebido de funciones, por lo que recurrió a una instancia superior.

Sin embargo, dentro de las 72 horas de ley, el magistrado de la Duodécima Sala Penal del Tribunal Superior de Justicia, resolvió en contra de la solicitud de la Subprocuraduría.

Ambas partes fueron notificadas en el transcurso del lunes y ahora en el proceso sigue la audiencia intermedia programada para noviembre 9 donde se presentarán las pruebas.

Mientras tanto, la defensa de Medina de la Cruz está en espera de que le otorguen un amparo definitivo contra la vinculación al único delito que lo tiene en proceso, sin embargo, debido a un conflicto de competencias entre los jueces de distrito que atienen los amparos promovidos por los ex funcionarios procesados por el caso KIA, la audiencia constitucional programada para este martes 20 de septiembre podría ser diferida a solicitud de la defensa.