SYNDY GARCÍA | MILENIO DIGITAL 
17 de julio de 2015 / 08:53 a.m.

Monterrey.- En medio de un paro de funcionarios, reportes de robos en inventarios y un Barrio Antiguo con casas históricas dañadas, la alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes Cervantes, ha abandonado sus labores en las oficinas municipales.

Fuentes al interior de la administración refieren de manera anónima que son pocas las ocasiones en las que Arellanes acude al Palacio de Cristal a trabajar para cumplir con su turno laboral.

Mencionan que incluso usa su tiempo como servidora pública para salir de la ciudad, sin que se especifique el motivo de sus viajes fuera de la entidad o el municipio.

La fuente destaca que la munícipe cuando acude al Ayuntamiento regiomontano sólo va unas horas, sin que se cumpla con su turno como funcionaria pública.

En las últimas semanas, los eventos públicos en los que ha aparecido son las sesiones de Cabildo, así como la inauguración de la Plaza del Mariachi; sin embargo, a las reuniones, Arellanes Cervantes ha llegado por lo menos una hora tarde.

Tan sólo en la reunión pasada de sesión de Cabildo, la edil citó a las 12:30 para posteriormente dar inicio a la reunión estipulada a la 13:30 horas. Dicha situación regularmente sucede en los eventos a los que asiste.

Aunque también se ha buscado a la alcaldesa por medio del departamento de Comunicación Social para hablar sobre los temas pendientes del municipio, no se ha recibido respuesta.

Entre los temas en los que se ha insistido para que se atiendan para conocer su postura son el paro de labores de la dependencia de Servicios Públicos de Monterrey por presunta falta de medicamento en la Clínica Municipal, así como el robo en las propias bodegas del municipio que aparece en el inventario de Transparencia y los daños en las casas históricas en el Barrio Antiguo.

La última ocasión que dio entrevista a medios de comunicación fue el pasado jueves, después de la sesión de Cabildo, donde justificó los problemas en los teléfonos de emergencia del municipio de Monterrey, así como los problemas en el portal web del Ayuntamiento.

Margarita Arellanes alegó que los problemas que se han suscitado con los teléfonos de emergencia y el Internet se debieron a una decisión "unilateral" del proveedor, y aseguró que el pago de más de un millón de pesos a Axtel se cumplió a tiempo.

Si bien algunos ciudadanos han señalado también problemas en parques públicos por maleza y afectaciones en automóviles por baches, la munícipe sólo señala en entrevistas que "la ciudad es grande" y requiere de constante mantenimiento, el cual asegura sí se realiza, sin especificar si se cumplirá con la demanda de la ciudadanía.