ADÍN CASTILLO
11 de agosto de 2016 / 06:07 a.m.

MONTERREY.- Luego de que Graciela Elizalde Benavides, la niña regiomontana con la enfermedad del síndrome de Lennox-Gastaut, padeciera durante años hasta 400 crisis de epilepsia al día, su calidad de vida ha mejorado notoriamente.

En octubre del 2015, la pequeña “Grace” inició un tratamiento a base de aceite de cannabidol, un medicamento que está prohibido en México por estar hecho con sustancias provenientes de la mariguana, pero que consiguieron importar gracias al fallo de un juez.

El pasado 9 de julio, la madre de la menor publicó en la red social Facebook un mensaje con motivo del cumpleaños número nueve de Graciela, en el que manifestó su alegría por las mejorías que ha mostrado su hija, pues asegura que gozó cada instante de la celebración, recalcando que no sufrió ninguna crisis de epilepsia.

“Muy atenta a las fotos, cuando le cantamos las mañanitas, cuando le pegó a la piñata, compartiendo cada instante con la familia y sus amiguitos, sin crisis en toda la fiesta”, escribió la madre.

En 2015, Graciela Elizalde se convirtió en la primera persona en México en recibir tratamientos medicinales derivados de la mariguana.

La medicina le ha permitido incluso retirar por lo menos uno de los anticonvulsivos que le eran prescritos para tratar el síndrome de Lennox-Gastraut.

Recientemente, un juez concedió un amparo a la pequeña Graciela Elizalde Benavides para que pueda importar y utilizar el aceite a base de cannabis, Charlotte’s Web, el cual contiene un componente mínimo de THC.

“Esto quiere decir que Graciela ganó la primera instancia del juicio. La lucha todavía no concluye, pues COFEPRIS puede impugnar y obstaculizar la resolución del Juez”, explicó la madre de la menor.