13 de marzo de 2014 / 12:02 a.m.

Apodaca.- Don Guillermo Williams Martínez nunca se imaginó que volvería a cambiar pañales a sus 49 años de edad.

Y es que el 17 de febrero de 2010, un grupo de individuos a bordo de un Tsuru verde despintado llegó a su casa en la calle Polonia, de la colonia Nuevo Amanecer, en Apodaca, revisaron a su hija, le encontraron un tatuaje de un sol en la cadera y dijeron: "ésta es", la subieron y se la llevaron. Jamás la volvió a mirar.

Pero Blownby Ibon Williams García, quien tenía 23 años, era madre soltera y su hija Alisson Ivonne, mismos apellidos que ella, quedó solita a sus 2 años de edad, sin comprender qué había pasado.

Hoy Alisson tiene 6 años, estudia el primer año en la escuela "Sandra de los Dolores Nevárez Pequeño", en la colonia Los Fresnos, en Apodaca, y quedó al cuidado de su abuelito Guillermo, hoy de 53 años.

Ellos reciben el apoyo del Consejo Ciudadano de Seguridad en Nuevo León, por ser la pequeña "huérfana del narcotráfico". 

"Estaba mi hija en casa, luego llegó una amiga y salieron a platicar a la calle, en eso llegaron unos individuos en un carro, bajó uno de ellos y otro le dijo revísala y le encontraron un tatuaje en la cadera mencionando 'ésta es', se la llevaron nada más a ella, ya no supimos más", expresó el hombre.

Pero don Guillermo reveló que su hija, junto con otras amigas que dan un total de ocho que desaparecieron en al menos una semana y nunca supieron de las jóvenes. Su hija, se dedicaba al hogar.

"Eran un grupo de ocho muchachas, nosotros lo que queremos es saber qué pasó con ellas, nunca supimos y es fecha", mencionó Williams Martínez.

El apodaquense junto con su esposa y otro hijo, se hacen cargo de su nieta, quien prácticamente es la reencarnación de su hija Blownby.

"El apoyo que nos dan es bueno, están con nosotros los del Consejo Ciudadano, qué más le puedo decir", manifestó.

Así le gusta a Alisson vestirse: de vaquerita, con sus botas y sombrero, acompañar siempre a su abuelito, ya que quizás, jamás conocerá a su padre, su mamá está desaparecida y sólo la recuerda así.

"Ella me cuidaba y me quería, me quería mucho", dice.

La muchacha quien hoy tendría o tiene 27 años, es del mismo perfil que sus demás amigas desaparecidas: joven y guapa:; hasta el momento no se sabe nada de ella, pero aún es esperada en su casa por sus seres queridos.

IRAM OVIEDO