FOTO Y TEXTO: MILENIO DIGITAL / GUSTAVO MENDOZA LEMUS
16 de noviembre de 2014 / 03:13 p.m.

Monterrey.- No había muchas opciones pues ante la ola de violencia, que ya daba sus primeras muestras en Monterrey, tanto los dueños de grandes rancherías y los capitanes de las principales empresas emprendieron la huída hacia San Antonio y Houston, en Texas.

No estamos haciendo una crónica de lo sucedido entre 2007 y 2011 en Nuevo León, donde cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) estiman que poco más de 16 mil 448 nuevoleoneses se refugiaron en ciudades texanas a causa de la inseguridad.

Hablamos del éxodo de hacendados, industriales y extranjeros registrado entre 1913 y 1915 a causa de la Revolución Mexicana, años donde la violencia sacudió la vida de los regiomontanos.

Los intentos de los revolucionarios para tomar Monterrey en 1913 y 1914 pusieron en alerta a los ciudadanos. Las familias acomodadaspronto encontraron refugio en San Antonio, los campesinos dejaron sus pueblos para huir hacia la capital del estado.

Este fenómeno ha sido estudiado por los historiadores Óscar Flores Torres y Eduardo Cázares Puente, una migración a causa de la violencia para nada distante que el registrado en años recientes.

“La llegada de la Revolución en 1913 y la toma de Monterrey al año siguiente fueron los puntos críticos, generando dos tipos de migración: la clase alta, que sale a Texas, y las personas de la zona rural que migran a las grandes ciudades”, apunta Óscar Flores Torres, director del Centro de Estudios Históricos de la Universidad de Monterrey (UDEM).

¿QUIÉNES SE FUERON?

Desde los primeros años del 1900 la situación política en México estaba politizada, y en Monterrey no era menor el sentir.

Tras la visita de Francisco I. Madero a la ciudad los ánimos se habían encendido, y tras el estallido revolucionario el 20 de noviembre de 1910 el temor entre la sociedad crecía.

Los primeros en dejar el terruño fueron los hacendados del sur de Nuevo León, comenta Flores Torres autor del libro Monterrey Industrial 1890-2000.

“Es el primer movimiento que tenemos registro, para 1913 ellos empiezan a salir del país porque saben que está cercano el día de la llegada de los combatientes”.

Un caso particular de la migración fue la familia Muguerza, como los Garza y los Calderón, quienes teniendo negocios y vínculos en San Antonio deciden migrar para 1913.

Así lo refiere Eduardo Cázares, quien trabaja en una investigación sobre los fundadores de Cervecería, el caso de la familia Muguerza.

“Pues ellos fueron señalados como miembros de la burguesía y beneficiarios del régimen de Porfirio Díaz, además temían de la violencia que vaya que se sintió fuerte en la ciudad”, opinó.

Si bien no existen cifras concretas sobre la migración que se registró en esos años, existe un dato revelador en San Antonio: su población pasó 14 mil México-estadounidenses a 83 mil, entre 1900 y 1940, donde la mayoría eran nacidos en Coahuila o Nuevo León.

LA VIOLENCIA EN LA PUERTA

“Monterrey era una ciudad pequeña pero con grandes industrias”, indica Óscar Flores.

Con el funcionamiento de la Cervecería, la Vidriera, la Fundidora y otras fábricas ubicadas en Santa Catarina, los revolucionarios tuvieron cuidado que las empresas nacionales no decayeran.

Sin embargo, la producción sí se vio mermada, principalmente en el lapso de 1914 y 1915.

“Los beneficiarios de la Revolución fueron las empresas mexicanas, sí decayó su rendimiento en estos años pero después supieron aprovechar bien la demanda en Estados Unidos, por ejemplo de acero, a causa de la Primera Guerra Mundial”, comenta Flores.

Tuvieron que pasar años para que la tranquilidad en Monterrey regresara pues todavía culminada la Revolución había balaceras por las calles hasta entrada la década de 1930. Eduardo Cázares no duda en llamarla la época de mayor violencia en la ciudad.

CLAVES

BÚSQUEDA DE REFUGIO

Aunque no existen cifras oficiales sobre la salida de regiomontanos entre 1913 y 1915, se sabe que la población en San Antonio creció casi un 646% entre 1900 y 1940.

El primer movimiento poblacional del que se tiene registro en la ciudad es de 1913, cuando los regiomontanos sabían que se acercaba el día de la llegada de los combatientes.