Luis García
28 de abril de 2014 / 03:18 p.m.

Monterrey.- Cuando la violencia derivada del crimen organizado se salió de control, el estado y los municipios recurrieron a una solución extrema: militarizar sus policías.

Así, los civiles fueron desplazados y en su lugar, mandos castrenses llegaron a hacerse cargo de los trabajos de seguridad. Su arribo no fue en solitario. Grupos de militares, a quienes uniformaron como policías, se sumaron a este propósito.

La respuesta del crimen organizado no se hizo esperar. Corría el 2009, y apenas 3 días después de su nombramiento como secretario de Seguridad en García, el General Brigadier Juan Arturo Esparza García fue asesinado. Todos los alcaldes recibieron presiones de grupos armados para no designar a militares. Eran tiempos aciagos.

Con años de experiencia en el tema, Martín Treviño, hoy titular del Instituto de Seguridad de Nuevo León, advierte que ha llegado el momento de ceder nuevamente el control de las policías a civiles.

Esta visión no es compartida por la iniciativa privada del estado. Desde la perspectiva empresarial, la disminución de los delitos es evidente, pero sacar de la ecuación a los mandos militares y sus tropas es un lujo que Nuevo León no se pueda dar.

La militarización policial se consolidó en 2009, con la toma de posesión de nuevos alcaldes. Un año antes de este boom, Nuevo León registró en el 2008, 70 mil 431 delitos, en el 2009 disminuyó a 62 mil 482 delitos, en el año 2010 aumentó a 66 mil 367 delitos, en el 2011 se cometieron 71 mil 310 delitos, en el 2012 bajó a 59 mil 961 delitos para luego en el 2013 incrementarse con el año anterior a 69 mil 372 delitos.

Escobedo, municipio ubicado al norte de Monterrey, fue uno de los primeros en designar a un militar como secretario de Seguridad, en la figura del general retirado Hermelindo Lara Cruz. Para la ex alcaldesa de la ciudad, esta fue la mejor decisión.

En 3 años, los mandos militares se ganaron la confianza y todos los alcaldes que iniciaron su gestión en el 2012, a excepción de la alcaldesa de Monterrey, los mantuvieron en el cargo.

Actualmente los municipios que cuentan con este mando son:

* Monterrey

* Escobedo

* Guadalupe

* Apodaca

* Cadereyta

* Juárez

* Santiago

* García

Mientras que las corporaciones de policías con mandos civiles son:

* San Pedro

* San Nicolás

* Santa Catarina (Policía Federal)

Para los grupos ciudadanos, la militarización policiaca debe entrar en una fase de análisis.

El punto medular es si los índices delictivos se mantendrían a la baja sin la disciplina y el régimen militar.