RICARDO ALANÍS
22 de marzo de 2016 / 04:43 p.m.

Monterrey.- Algunas miden menos de medio metro, otras un poco más y aunque no llegan a 80 centímetros, lo cierto es que las banquetas de las calles del Barrio Antiguo no cumplen con los estándares marcados por la autoridad.

Esto, a diferencia de la calle Morelos, que desde hace dos años, a través del Instituto Municipal de Planeación y Convivencia (IMPLANc), se combinó con amplios espacios convirtiéndose en andadores de más de dos metros.

Mediante un recorrido se constató que la calle Mina posee las banquetas más pequeñas, con menos de 50 centímetros de ancho, situación que dificulta el paso peatonal, por lo que quien camina por ese sitio, tiene que hacerlo por la calle.

Esa situación es más complicada, ya que Mina es de un solo sentido, y uno de sus dos carriles es usado para aparcamiento.

En la calle Diego de Montemayor la situación es similar, aunque las banquetas son ligeramente más amplias, es decir, sí llegan al 50 por ciento de ancho en algunos tramos, sin embargo, ese espacio dista mucho de lo que actualmente exige el municipio de Monterrey para el tamaño de las banquetas.

La calle Abasolo, aunque luce empedrada y con tráfico vehicular de muy baja velocidad, en algunos tramos no tiene banquetas.

Esto es lo que señala el Reglamento de Zonificación y Uso de Suelo de Monterrey:

"ARTÍCULO 91. Al desarrollar cualquier fraccionamiento o conjunto habitacional, se deberán habilitar banquetas a ambos lados de las vialidades, incluyendo aquellas que tengan colindancia con áreas municipales, arroyos, parques, jardines, en los términos ordenados por la Ley.

"ARTÍCULO 92. Cuando se desarrolle algún fraccionamiento o conjunto habitacional, las banquetas deberán habilitarse con un árbol de especie nativa, con las características que les sean señaladas en la resolución o dictamen correspondiente, a razón de un ejemplar por cada lote unifamiliar, dejando siempre un espacio libre para circulación de 1.20, un metro y veinte centímetros".

La petición de 1.20 metros sería casi el triple de espacio que se tiene destinado para el paso peatonal en el Barrio Antiguo, sin embargo, cabe señalar que estas calles y baquetas fueron diseñados hace más de 100 años, por lo que ese reglamento no estaba vigente.

Sin embargo, hay equipamiento urbano moderno que afecta aún más las mini-banquetas, como es la instalación de postes del servicio de teléfono, de energía eléctrica y el alumbrado público.