GUADALUPE SÁNCHEZ
25 de abril de 2017 / 05:21 p.m.

MONTERREY.- Los disturbios al interior del penal del Topo Chico ocurridos la tarde del lunes, fueron minimizados por el secretario General de Gobierno, Manuel González, quien aseguró que sólo se trató de ajustes por una nueva etapa que se avecina en los centros penitenciarios.

Sin precisar detalles de los hechos, se limitó a declarar que los presos buscaban diálogo y tenían una serie de demandas.

"Yo creo que lo que está sucediendo es el inicio de una nueva etapa, el grupo de reos pedían hablar con los directivos del penal, lo hicieron, y están en el planteamiento de algunas solicitudes", dijo Manuel González.

En entrevista por separado, la presidenta de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, Sofía Velasco Becerra, comentó que el reporte que le dieron las autoridades versa sobre molestias de los internos con otros reclusos, lo que generó una riña que de acuerdo a la información oficial no dejó lesionados.

"Bueno, sabemos la versión que nos ha dado la autoridad se estaba presentando un conflicto de unos internos que al parecer no querían a otros, tengo entendido que a tiempo se pudo desactivar, no hay personas lesionadas y la cuestión se arregló muy pronto", informó.

Velasco Becerra comentó que en los siguientes días harán presencia en el penal del Topo Chico para saber cuál es la situación de los internos.

Pese a la problemática de los penales y que continuamente hay reportes no oficiales de disturbios, la ombudsman aseguró que si ha habido cambios positivos en los ceresos, pero éstos han sido poco a poco.

El cambio lo he dicho también no puede ser de un día para otro es progresivo, es paulatino y obedece a muchos factores no es nada más que cambien a un funcionario", aseguró.

En tanto, Manuel González concluyó que muchas de las decisiones y acuerdos que se establecen con los reos no pueden ser dados a conocer a los medios para evitar repercusiones en el penal.