SANDRA GONZÁLEZ
22 de julio de 2016 / 03:21 p.m.

Monterrey.- Una mascota puede ser un torbellino en casa o fuera de, pero si está bien entrenado puede ser un buen guía, guardían, acompañante y hasta actor de cine, teatro o televisión.

Así lo asegura Sol Atkins, quien ha trabajado con perros para películas de Hollywood, de cantantes famosos y empresarios de la localidad, pero también con perros de raza única, todos aprenden aunque la rápidez depende de su genética.

Existen varios tipos de entrenamiento, para obediencia, para cacería, para compañía de personas con alguna discapacidad, para seguridad entre otros.

Lo primero que debe aprender una mascota, es a obedecer y que la convivencia se disfrute y no termine siendo una molestia.

Debe saber que en muchas ocasiones el perro transmite lo que aprende en casa.

Un entrenamiento de obediencia demora aproximadamente un mes y los resultados serán favorables para toda la familia.