28 de enero de 2014 / 10:04 p.m.

Monterrey.- Existen muchos mitos en torno a la facturación electrónica, por lo que lo recomendable es que se acerquen a cualquier oficina del Sistema de Administración Tributaria para que comprueben que el proceso es sencillo, gratuito, y no requiere mucha inversión en realidad, porque hasta con un teléfono inteligente se puede facturar sin problemas, aseguró el jefe de la citada dependencia, Aristóteles Núñez Sánchez.

En realidad, dijo el funcionario hacendario, el proceso es realmente sencillo, y no implica ni choque tecnológico.

"Que se acerquen a las oficinas de la administración local del SAT más cercana a su domicilio, con el ánimo de seguir la orientación y romper con varios mitos".

Lo importante es que con el nuevo Régimen de Incorporación, les permitirá a pequeños comerciantes y empresarios vender a las grandes compañías, y con ello crecer en todos los aspectos.

Antes no se podía, porque no tenían facultades de facturar, y había un límite en cuanto a sus ingresos, cosa que ahora no existe.

En las últimas semanas, han surgido muchas quejas de comerciantes, que consideran costoso el equipo mínimo que requieren para emitir las facturas electrónicas, y muy complicado el proceso.

Al respecto, Núñez Sánchez, dijo que no se requiere tener una computadora ni equipo sofisticado para emitir facturas electrónicas, y muchos de los contribuyentes pequeños tienen ya lo necesario.

"La factura electrónica hoy se puede dar desde un teléfono inteligente, no tienen que hacer gastos, pero si se tuviera algún problema, incluso, si no tiene ese teléfono, en las propias oficinas tenemos Internet, tenemos equipo, y son abiertos al público de manera gratuita".

Eso implica, dijo Núñez Sánchez, que el contribuyente puede llegar así la relación de sus ingresos, sus gastos, emitir las facturas que necesite, sin costo alguno, pues el SAT los apoya.

Núñez Sánchez explicó que existen facilidades para los contribuyentes pequeños, pues aunque tienen la facilidad de expedir facturas, no existe la obligación de entregarla a todos sus clientes, sólo al que la pida, y el resto de sus ingresos se acumulan en una sola factura global que puede incluir hasta un bimestre.

"Tenemos bastante gente, estamos atendiendo tres veces el promedio de lo que estábamos sirviendo en la SAT, estamos recibiendo entre mil y mil 200 personas por unidad administrativa, cada día", puntualizó el jefe del SAT.

Otra gran ventaja es que en el primer año los contribuyentes del Régimen de Incorporación tienen una condonación del 100 por ciento en el ISR y un estímulo de igual porcentaje en el IEPS.

FRANCISCO ZÚÑIGA