MILENIO DIGITAL/ SYNDY GARCÍA 
22 de julio de 2015 / 09:52 a.m.

Monterrey.- Tras evidenciarse desabasto de medicamento en clínicas y falta de pago a la CFE por luminarias en el municipio de Monterrey, el regidor del PRI, Eugenio Montiel, afirmó que la administración del Ayuntamiento "está peor que nunca".

El priista señaló que desde que la alcaldesa Margarita Arellanes llegó a la administración hubo un "mal" manejo con las finanzas municipales y la ciudad comenzó a descuidarse.

"Hay basura por todos lados, las calles mal pavimentadas, el alumbrado es insuficiente, vaya, los servicios principales a los que se debe dedicar la administración no las está realizando", dijo.

Aunque se ha presumido de un supuesto plan para ajustar las finanzas en donde se han despedido a más de 800 personas, el regidor priista explicó que se trata sólo de personal operativo más no de altos funcionarios.

Lo anterior, indicó, provoca que se descuiden áreas prioritarias y no se atienda al ciudadano de Monterrey.

"Al interior vemos una creciente plantilla laboral con un gasto excesivo en sueldos de alta burocracia, pero a la vez vemos que no hay un programa de austeridad", indicó, "se está corriendo al personal operativo con salarios muy abajo, y lo que es la grasa, la alta burocracia sigue quedando intacta".

Según Montiel, el hecho de que llegara Margarita Arellanes a la alcaldía de Monterrey fue a consecuencia de un proyecto político sin pensar en la ciudadanía, lo que causó dificultades en el manejo de la administración municipal.

"Hoy estamos padeciendo precisamente toda ese terrible mala planeación que sufrimos a finales de 2012, 2013 y 2014, y que hoy orillan a una situación francamente preocupante en el aspecto presupuestal a Monterrey y que nos lleva a brindar lo mínimo necesario.

"Hemos visto como se han cortado los servicios de telefonía, internet, en áreas tan sensibles como es Protección Civil, Comercio, Alcoholes y no pasa nada".

El hecho de que sucedan dificultades también con las clínicas municipales, falta de limpieza en parques y plazas, así como obras pendientes, dijo, son derivadas de escasez que presenta el Ayuntamiento regiomontano.

"La propia evidencia de los servicios dan cuenta de ello, los proveedores mismos son los que están viendo que es por falta de pago. Ellos podrán decir misa, podrán querer tapar el sol con un dedo, pero la verdad aquí es otra y los empleados te la dicen, no hay con qué pagar", manifestó.