3 de enero de 2014 / 01:45 a.m.

Monterrrey.- En una sorprendente reacción para ayudar a los castigados residentes de las montañas de Galeana, Nuevo León, los regiomontanos se volcaron a las oficinas de Cáritas de Monterrey para entregar sus donativos y llenaron las bodegas en unas cuantas horas.

Temprano, este viernes saldrá el primero de varios convoyes hacia la zona en apuros.

A nombre de Fundacion Multimedios, el arquitecto Hector Benavides lanzó el llamado de ayuda la noche del miércoles ante los embates de nevadas intensas en el Sur de Nuevo Leon.

A primera hora del jueves, comenzó a recibirse la tumultuaria respuesta, dijo el doctor Óscar Reyes Martínez, director de Cáritas.

La ayuda llegó a través de gente solitaria, en parejas o en familias completas.

Todos traían algo que aportar entre ropa, cobijas, alimentos y medicinas, o sus manos para cargar, como don Delfino Rodríguez.

Una inusual onda fría ha mantenido a una decena de comunidades con diversos trastornos por las bajas temperaturas, desde cortes de agua y energía eléctrica, hasta caminos incomunicados por nieve o niebla.

El auxilio fue abrumador, se recibió de todo; por ejemplo, despensas, cobertores, de poquitos en poquitos, o en un lote de 500 enviadas por Federico Vargas Rodríguez, secretario de Desarrollo Social de Nuevo León; y llegó hasta un objeto que seguramente fue producto de una confusión.

Lo que aparentaba ser una bolsa de dormir blanca, se trataba en realidad de la cubierta de un vestido de novia. Sí, con todos sus atuendos.

Pero la ayuda importante llegó a raudales, tanto de particulares, que no conocen Galeana pero percibieron el sentimiento solidario de dar la mano. Y también llegaron sus paisanos. Tal fue el caso de Ángel Lopez, originario de la comunidad de El Lorito, una de las más afectadas.

Aunque la primera remesa tenía prevista su salida este viernes, continuarán las bodegas de Cáritas recibiendo todo lo que el corazón de los regiomontanos les dicte.

Enfrentamos uno de los inviernos más severos de los ultimos años y toda contribución será bien recibida y bien destinada.

Joel Sampayo Climaco