REDACCIÓN
6 de mayo de 2017 / 06:50 a.m.

MONTERREY.- La mujer que asesinó a su hijo al incinerarlo en un baño metálico, resultó con síntomas de psicosis y en las próximas horas será presentada ante un juez de control, quien resolverá su situación legal, posiblemente, en un procedimiento especial por sus condiciones mentales.

De acuerdo a las investigaciones que realiza la Procuraduría de Justicia, los exámenes psicológicos que le practicaron a María Teresa Hernández, de 42 años, revelaron que padece de trastornos psicóticos.

Los problemas mentales de la mujer no habían sido detectados con antelación, porque, aparentemente, no existen antecedentes de que haya sido sujeta a algún tratamiento médico al respecto.

Presuntamente, a consecuencia de ese padecimiento, María Teresa habla solo incoherencias de los trágicos hechos que protagonizó el pasado 3 de mayo, cuando incineró a su pequeño de 3 años.

Ese día, ella le prendió fuego en el interior de un baño metálico que llevó hasta la segunda planta de su domicilio en la colonia Periodistas de México, en Monterrey, donde fue finalmente descubierta por otros dos de sus hijos.

Trascendió que la presunta homicida, quien aseguró que visitó a un "brujo" en el estado de San Luis Potosí, de donde es originaria; solo insiste en asegurar que los demonios habían invadido su domicilio y que le prendió fuego a la ropa para ahuyentarlos.

Aunque, María Teresa Hernández presenta un trastorno mental, el agente del Ministerio Público que integra la carpeta judicial del caso va a solicitar la audiencia para presentarla ante un juez de control.

Por esas circunstancias, la mujer podría ser sujeta a un procedimiento especial, en el que el juzgador que conozca el caso determinará la situación legal que debe enfrentar.