AGUSTÍN MARTÍNEZ
22 de noviembre de 2016 / 08:17 a.m.

MONTERREY.- Betty estaba desesperada. Su pareja, 13 años menor, la abandonó por otra.

El despecho, la desesperación y el deseo de retenerlo, orillaron a Beatriz Adriana Ramírez Barrientos a maquinar un plan, que incluía fingir un embarazo… y robar un niño.

Un bebé, suponía ella, doblegaría al joven y le haría cambiar de opinión.

Su propósito era firme
: hacer que el hombre al que amaba, y con quien procreó una, volviera a su casa de la colonia Los Pilares, en Salinas Victoria.

Durante meses se dedicó a maquinar el plan. A todo el mundo le hizo creer que estaba embarazada.

Las ecografías, que sólo existían en su mente, decían que vendría un varoncito. A sus amigas les contó que tenía fecha para noviembre o diciembre.

Los vecinos de la calle Plaza Maquinaria, en Los Pilares, permanecen incrédulos ante el delito cometido por Ramos Barrientos y su hija Fernanda Nahomi, quien en realidad tiene 15 años.

Tras el abandono de su pareja Betty comenzó a trabajar como comerciante. Además de la niña y la adolescente, tiene un hijo de 20 años.

Originaria de Guadalajara, Beatriz Adriana es acusada de robarse, en forma violenta, un bebé de dos meses en un domicilio de la colonia Bosques de Castilla, en Salinas Victoria.

Los hechos ocurrieron la mañana del sábado, y el menor fue recuperado 12 horas después por la Policía Ministerial.