2 de septiembre de 2014 / 08:18 p.m.

Monterrey.- Cerca de 20 mujeres bloquearon la avenida Penitenciaria, frente al penal del Topo Chico, en protesta por las restricciones para introducir al centro de reclusión alimentos y enseres de higiene personal para sus familiares internos.

Esta mañana comenzaron a hacerse estas modificaciones en el penal, por lo que algunas de las mujeres tuvieron que regresar la comida que ya traían preparada y algunos otros alimentos que traían para sus internos. Trascendió que el servicio de las concesiones de ventas al interior del penal han elevado los precios de manera excesiva.

Las protestantes afirman que no han sido recibidas por la directora del penal del Topo Chico para hablar de esta problemática y que algunas tienen hasta dos o tres personas en el interior y los costos de manutención se elevarán de modo que lo hará insostenible.

Durante varios minutos la avenida Penitenciaria de poniente a oriente permaneció completamente cerrada por las manifestantes.

Tres patrullas de Fuerza Civil arribaron al lugar para ofrecerles entablar un diálogo con alguna autoridad de la penitenciaría. Sin embargo las mujeres señalaron que no se moverán del sitio hasta que no obtengan una respuesta satisfactoria por parte de la dirección del Penal.

Familiares de internos refieren que el incremento de precios adentro del penal supera en algunos casos el cien por ciento; denuncian el aumento en las llamadas locales, celulares y a distancia por hasta 7, 5 y 30 pesos.

Además destacan que ya no se les permite ingresar material que se utiliza para los cursos de pintura, manualidades o cualquier otro que era considerado como básico para los talleres. 

Al grito de "Gregoria ratera", refiriéndose a la directora del penal, las mujeres, entre las que también se encuentran comerciantes de la zona, señalaron que desde hace una semana se vienen realizando las modificaciones y tienen conocimiento de que lo mismo sucede en el penal de Apodaca y todos los servicios de venta de productos serán concesionados al interior de todos los penales del estado.

 

 

FOTO: Roberto Alanís y Twitter

DANIELA MENDOZA