GUSTAVO MENDOZA
11 de octubre de 2014 / 12:23 p.m.

Monterrey.- La promoción de la lectura en Nuevo León tiene rostro y personalidad definida: son mujeres profesionistas las que desde sus hogares difunden el gusto por los libros.

Esta imagen la tiene el Programa Nacional de Salas de Lectura, quienes tendrán presencia en la Feria Internacional de Libro (FIL) de Monterrey con un área especial para la consulta y descarga de literatura.

Angélica Vázquez del Mercado, directora general adjunta de Fomento a la Lectura y el Libro, indicó que las mujeres como promotoras de lectura se ve por igual en el país pero en Monterrey se aprecia con mayor frecuencia.

"La mayor parte de los mediadores del Programa Nacional Salas de Lectura son mujeres, hablamos del 60 o 70 por ciento de los dos mil mediadores en activo, donde el 40 por ciento tiene estudios de posgrado, pasa en México y por su puesto en Monterrey", declaró.Esta conclusión es muy parecida a la obtenida por el Consejo para la Cultura y las Artes del estado (Conarte) tras un estudio sobre los promotores de lectura en el estado realizado en 2012, donde destaca que son las mujeres, con un grado escolar profesionista, las principales interesadas en el tema.

Señaló que en el caso de las mujeres no necesariamente tienen que dedicarse a una profesión cercana a la literatura o ciencias sociales.

"No importa su profesión u oficio, lo importante es que estos voluntarios están actuando como sujetos que influyen en su comunidad y que comparten y socializan estas salas para la lectura libre".

Sobre Nuevo León, indicó que registradas en el programa hay 80 salas de lectura, principalmente ubicadas en Monterrey, donde sólo en este año se acercaron a la credencialización un total de 39 mediadores "aunque no quiere decir que sean los únicos que hay".

En casos como Monterrey destacó que las salas de lectura sobre las que tienen registro se ubican precisamente en la capital así como en los municipios del área metropolitana.

Otro dato importante es que un importante número de salas de lectura se realizan, precisamente, en los hogares particulares de los promotores.

"Cuando hablamos de salas de lectura, la gran mayoría y te hablo de más del 80 por ciento del total nacional, son espacios privados que se convierten en públicos, es decir, el mediador te abre las puertas de su casa para convertirlo en un espacio público para sus vecinos", indicó.

El PNSL, que depende de la Dirección de Publicaciones de Conaculta, tiene poco más de 20 años operando, y en el país tienen registrados poco más de dos mil 200 espacios.

A leer gratis

Para la edición 24 de la Feria del Libro de Monterrey se instalará un espacio para la lectura donde los visitantes podrán llegar a leer de manera cómoda y sin ningún costo más de 600 ejemplares.

El espacio contará con tabletas para que los usuarios puedan acceder a la lectura de manera digital además de películas y otra serie de actividades.

"Este año arrancó de manera formal la presencia de los centros de lectura en las ferias de libro, donde instalamos un centro donde ofrecemos un espacio cómodo y agradable para que los visitantes tengan ese momento exclusivamente a la lectura libre y gratuita", mencionó Vázquez del Mercado.

Además, refirió que el PSNL ha servido como una estrategia para la recuperación del tejido social en los estados apoyándose en el caso de Nuevo León con Conarte.

Por ejemplo, este año concluyeron 22 mediadores de lectura los cursos de capacitación donde principalmente se trata de personas voluntarias. Los interesados pueden acudir al organismo cultural, donde se inscriben, reciben cursos de capacitación y cada cierto tiempo se les entrega libros para que inicien su programa de fomento a la lectura.

"El hecho de contribuir al fomento a la lectura nos ayuda a formar seres más pensantes, más reflexivos y que nos identifiquemos con el otro, lo que a la larga nos vuelve más solidarios y tolerantes", opinó.

En Nuevo León existen diversos esfuerzos para el fomento de la lectura tanto en escuelas como en bibliotecas, llevados a cabo por la Red Estatal de Bibliotecas o la propia Secretaría de Educación.