3 de diciembre de 2014 / 12:53 p.m.

Monterrey.- A dos años de que inició la plataforma ciudadana 'Alcalde, ¿cómo vamos?', los resultados indican que la mayoría de los municipios metropolitanos se relajó en cuanto a la depuración de sus Policías, labor que habían iniciado los anteriores alcaldes.

De nueve municipios metropolitanos evaluados en el tópico "Depuración policial transparente", sólo San Pedro Garza García demostró que cuenta con todos sus policías avalados por las pruebas de confianza.

Aunque  hay algunos que han mostrado avances significativos, como Escobedo, que se encuentra al 9 por ciento de la meta, existen otros que incluso han retrocedido.

Tales son los casos de Monterrey, que al inicio de la administración, 81 por ciento de los elementos policiales trabajaba con pruebas de control de confianza, pero que al día de hoy ese porcentaje es de 68.

Lo mismo sucede con el municipio de García, que en 2012 tenía 61 por ciento de sus elementos policiales laborando con pruebas de control de confianza, pero que en 2014 sólo 55 por ciento ha aprobado estos exámenes.

Otro caso es el de Juárez, que al inicio de la gestión 81 por ciento de los policías tenía las pruebas de confianza y dos años después esa proporción es de 75 por ciento.

Santa Catarina también bajó. De 89 por ciento a 82 en que está actualmente.

En el caso de San Nicolás de los Garza, 70 por ciento de los elementos cuenta con las pruebas de control, pero además están en activo 223 elementos con exámenes no aprobados y, según la plataforma, "el municipio no ha implementado una estrategia para cambiar esta situación".

Algo similar ocurre en Guadalupe, donde se ha avanzado 73 por ciento en la meta de policías avalados, y 70 elementos no aprobados siguen trabajando en la corporación.

"El reto de la administración actual será hacer la depuración de estos elementos para el año 2015", señala el reporte de la plataforma 'Alcalde, ¿cómo vamos?'.

Apodaca ha avanzado 77 por ciento en la meta de depuración policial, pues 410 elementos han acreditado en las pruebas, pero todavía falta camino por recorrer.

SALARIOS, POR DEBAJO

En lo que se refiere a la acción evaluada "Policías honestos bien remunerados", se establece que sólo los municipios de Apodaca y Santa Catarina pagan por debajo del estándar propuesto por la plataforma ciudadana, que es de 10 mil pesos.

En Apodaca el salario mensual neto de un policía raso es de 9 mil 929 pesos, mientras que en Santa Catarina el sueldo es de ocho mil 845 pesos, con todo y que éste aumentó 25 por ciento.

El municipio que mejor paga a los policías rasos es Monterrey, con 15 mil 225 pesos; seguido de Juárez, con 14 mil 728 pesos mensuales.

Otro punto de evaluación se titula "Mínimo tres policías por cada mil habitantes". En este sentido, el municipio de San Pedro supera este margen, con 3.4 policías por cada mil habitantes, además de que 100 por ciento de la corporación ha sido capacitado bajo las nuevas reglas del Sistema de Justicia Penal.

En García, el estado de fuerza del municipio también es de 3.4 policías por cada mil habitantes, pero apenas un tercio de su corporación ha sido capacitada con las nuevas normativas de justicia.

En Monterrey, la situación es muy particular, puesto que tienen 4.3 policías por cada mil habitantes, pero tomando en cuenta sólo la zona que le toca cubrir en donde habita 23 por ciento de la población, pues el resto lo cubre la Policía estatal Fuerza Civil.

De la corporación regiomontana, 93 por ciento se encuentra capacitada bajo las nuevas reglas del Sistema de Justicia Penal.

El municipio que menos estado de fuerza tiene es Apodaca, con 0.9 policías por cada mil habitantes.

El siguiente punto de evaluación es el de "Indicadores de delito en verde", el cual ha sido tema de polémica, pues algunos alcaldes consideran que resulta un tanto ambigua la forma en que se califica.

Los valores que se toman en cuenta en este tópico es el porcentaje en que los índices delictivos han aumentado o disminuido, pero sin informar la cantidad de los delitos o hacer una relación de éstos con el número poblacional.

Esto se ve reflejado en municipios como San Pedro Garza García, que tradicionalmente tienen bajos índices de delitos, pero que un aumento o reducción, por ejemplo, de cinco o seis robos, hace que el porcentaje suba o disminuya drásticamente.

En esta evaluación, hubo municipios en los que los delitos patrimoniales aumentaron en comparación con los datos de 2012.

El caso más significativo es el de García, cuyo índice delictivo se incrementó casi al doble; le sigue Juárez, con un alza de 39 por ciento; y Santa Catarina, con un aumento de 25 por ciento.

Los municipios que bajaron en el porcentaje de delitos patrimoniales son: San Pedro Garza García, con 60 por ciento; Guadalupe, con 41; N, con 39; N, con 38; y Monterrey y Escobedo, ambos con una reducción de 19 por ciento.

FOTO: Especial

JUAN GERARDO PORRAS