ORLANDO MALDONADO 
21 de mayo de 2016 / 02:38 p.m.

Monterrey.- En su mensaje al realizar la entrega de patrullas en el municipio de Juárez, el mandatario estatal volvió a pedir a la ciudadanía tapar los baches que haya en su cuadra, ya que "a nadie se le cae un pelo por hacer eso y no tiene nada de malo".

"Alguien me criticó mucho cuando en García yo le decía a la gente, y no lo decía por tapar los baches, yo decía por tapar los baches mentales, (yo) decía que hay que tapar los baches frente a la casa, si sales y ahí tú mismo caes, ¡pues échale tierrita! ¿Qué tiene de malo eso? ¿Hay algo de malo en eso?

"¡No, es que yo pago impuestos! Pues sí, compadre, nada más que tus impuestos no son suficientes, no hemos podido lograr con tus solos impuestos resolver todos los problemas.

"A ver, ¿A quién se le va a caer un pelo por tapar un bache? ¿A quién le hace daño tapar el bache frente a su casa? Nada más para que no se vaya a caer, (taparlo) quizá no con pavimento", dijo a los juarenses, quienes posteriormente le brindaron aplausos.

Al respecto, Rodríguez Calderón presumió que los 906 millones de pesos del Fondo Metropolitano que corresponden a Nuevo León para este año, serán destinados en la reparación de avenidas principales de la zona metropolitana.

El pasado 24 de abril en un evento en García el gobernador Jaime Rodríguez Calderón pidió a la ciudadanía que si ven baches compren "un kilo" de cemento y los tapen.

Si bien, el mandatario estatal aseguró que no puede dejar la responsabilidad del todo a la ciudadanía, la petición la realizó mientras llegan los recursos para ese tipo de obras.

Responsabiliza a padres de familia de ola delictiva

En otro orden de ideas, el gobernador responsabilizó a los padres de familia por la presente ola de inseguridad al considerar que es en casa donde la juventud debe aprender los valores necesarios para una buena conducta en las calles.

“¿De quién son hijos los delincuentes? Son hijos de algún vecino de nosotros, son hijos de ciudadanos que viven aquí y entonces estamos haciendo las cosas mal, si crece el número de rateros es porque crece el desinterés que tenemos los padres en cuidar a nuestros hijos y llevarlos por el buen camino, tenemos que esforzarnos todos”, dijo.