8 de mayo de 2014 / 05:56 p.m.

Monterrey.- En internet constantemente circulan videos para prevenir a que la gente conduzca en estado de ebriedad, pero muy pocos siguen las recomendaciones y las muertes provocadas por conductores ebrios, se registran con mayor frecuencia a pesar de las multas cuantiosas que determina la autoridad.

En México, es común ver este como conductores ebrios al volante dormidos, ocasionando problemas con el personal de transito o en el peor de los casos cuando participaron en un accidente automovilístico.

Pero ¿qué sucede cuando salimos del país? Simplemente cuando cruzamos la línea divisoria entre México y Estados Unidos, todas las reglas, sin excepción son acatadas por los conductores y no se diga el conducir en estado de ebriedad, pues saben que las sanciones son muy estrictas en algunos estados de la unión americana.

Carolina del Norte, es un estado catalogado por ser muy duro en sus leyes, los cargos pueden ser desde el arresto hasta ser llevado a la corte.

La multa puede ser de hasta 2 mil dólares en multas, suspensión de la licencia, el tratamiento para dejar de abusar de la bebida y servicio comunitario, esto si el conductor se le detectan .08% de alcohol en la sangre, lo que equivale a dos cervezas.

En contrario, Canadá tienen las sanciones más duras para los conductores ebrios en toda América del Norte.

Si son encontrados culpables la sanción es de mil dólares, la licencia de conducir es suspendida por un año.

Existe además suspensión administrativa de 90 días que comienza el día que el conductor es detenido, además de un año a partir de la condena, posteriormente el conductor debe asistir a una evaluación de alcohol y el programa de tratamiento será pagado por su propia cuenta y este equivale a más de 600,00 dólares.

En nuestro estado, en Nuevo León principalmente en los municipios del área metropolitana cada fin de semana se instalan en diferentes sectores los tan criticados operativos antialcohol.

Pero que sucede, las redes sociales publican el punto exacto donde se encuentran ubicados.

Las multas son cuantiosas, pero eso no ha reducido que los conductores recapaciten y pongan en práctica la tan usada frase si toma, no maneje.

Francisco Cantú