2 de marzo de 2014 / 03:40 a.m.

Monterrey.- Hace cinco años la vida de Amada Puentes dio un giro de 180 grados. Su hijo, Gustavo Castañeda Puentes fue detenido por elementos municipales de Monterrey y luego nada se supo. Hoy, este es tan sólo uno de tantos casos de desaparecidos en Nuevo León.

Ante la incertidumbre de los familiares, la Procuraduría General de Justicia en el Estado informó la compra de equipo para encontrar restos humanos. Aunque para algunos familiares esto llega tarde, o en su defecto podría desencadenar que investigaciones pasadas sean reabiertas a petición de los familiares.

Sin embargo, por más equipo que se adquiera, difícilmente traerá de vuelta a los desaparecidos de Nuevo León, y en el resto de la República Mexicana.

ISRAEL SANTACRUZ