EDUARDO MENDIETA | MILENIO DIGITAL
3 de agosto de 2015 / 09:20 p.m.

Monterrey.- Tras la toma de protesta de Carlos Arenas Bátiz como nuevo presidente del Tribunal Superior de Justicia, el gobernador electo, Jaime Rodríguez Calderón, expresó que no hubo injerencia externa para el nombramiento.

Después del informe del presidente saliente, Gustavo Guerrero Gutiérrez, y de la toma de protesta de Arenas Bátiz, el mandatario electo dijo que el Tribunal demostró que no hubo influencias de ningún tipo.

"El gobernador electo no intervino para nada, como nadie debe de intervenir. De hecho, si el de arriba no interviene, el de abajo que intervenga se va a ver mal. No tiene que haber influencias de nadie, ni de despachos, ni de empresarios, ni de ningún funcionario del gobierno.

"Tenemos que dar una muestra de eso y yo creo que hoy el tribunal nos dio una muestra de eso", expresó al salir del auditorio Jorge Treviño Martinez, donde se realizó el evento.