DANIELA GARCÍA
6 de abril de 2016 / 09:21 p.m.

Monterrey.- Aunque han sido acusados de entregar dinero a los diputados del Congreso local para que aprobaran la ley antitabaco que regularía los espacios para fumar en los restaurantes, la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y de Alimentos Condimentados (Canirac) de Nuevo León negó haber incurrido en estos actos de corrupción.

En un comunicado enviado por la misma Cámara y firmado por su presidente actual, César Villarreal Treviño, se aseguró que se rechazan estas afirmaciones, y que sería imposible que sus agremiados incurrieran en estas prácticas, debido a que las finanzas del organismo son vigiladas y se encuentran publicadas en internet.

“Jamás estaremos a favor de la corrupción, somos una organización seria y reprobamos estos hechos; nosotros siempre estamos auditados por Canirac nacional, quien controla las finanzas de las demás delegaciones, éstas se encuentran abiertas al público, por lo que estamos a disposición de que se investigue el caso”, señaló Villarreal Treviño.

Recordó que la ley ha causado cuantiosas pérdidas a la industria desde que entró en vigor, ya que se prohíbe fumar en los establecimientos (tanto adentro como afuera de éstos).

Esto se reflejó en un déficit en muchos establecimientos, los cuales habían hecho inversiones para adecuar sus espacios para fumadores, lo que finalmente derivó en despidos de personal y hasta el cierre de algunos restaurantes.

Por tal motivo, se agregó en la carta, la Canirac desde 2013 inició pláticas con el Gobierno del Estado para tratar de llegar a un acuerdo y homologar la ley a la federal. Es decir, durante tres años se han realizado mesas de trabajo, recolección de firmas, estudios y demás para convencer a los diputados que “la problemática que enfrenta el sector” es grave.

“Sólo nos encontramos a la espera que se resuelva esta situación y obedecer lo que se dictamine en el Congreso del Estado. Pedimos que haya una opción y un lugar digno para nuestros clientes, siempre a favor de la salud, pero conscientes de que no podemos discriminar a los comensales”.

En entrevista con MILENIO Monterrey, Villarreal Treviño lamentó también que la iniciativa de ley presentada por Canirac haya sido "congelada" por los diputados locales, ya que los deja en incertidumbre a ellos y a sus clientes.

Lo anterior, indicó, porque los legisladores consideraron que no sea un tema de urgencia, ya que recordó que hay más de un millón de fumadores en Nuevo León que demandan poder fumar en restaurantes, en sus espacios abiertos.