11 de marzo de 2014 / 01:57 p.m.

Entre el 2009 y 2010 hubo Incremento del 34 por ciento de adolescentes detenidos por los delitos de delincuencia organizada, portación de armas y contra la salud.

 Monterrey.- La problemática de los niños huérfanos por la violencia del crimen organizado tiene consecuencias en las que nadie ha reparado. Estos menores, con el paso del tiempo, son candidatos a enrolarse en actividades delictivas.

"Hay un riesgo muy alto que ellos pueden dedicarse a esto porque hay un enojo muy fuerte contra la sociedad misma" mencionó Maricela Escamilla, psicóloga del Cadhac.

Además de la opinión de especialistas, los estudios también lo sugieren.

Entre el 2009 y 2010 hubo Incremento del 34 por ciento de adolescentes detenidos por los delitos de delincuencia organizada, portación de armas y contra la salud; reclutan entre los 12 y 15 años de edad.

Maricela Escamilla, psicóloga de Ciudadanos en Apoyo de los Derechos Humanos (Cadhac), trabaja hoy con esos huérfanos del crimen organizado.

Mientras más edad tenga el menor, más difícil será su rescate.

Ellos presentan síntomas como: dificultad para conciliar el sueño, hipervigilancia, irritabilidad y un alto grado de vulnerabilidad.

Todos estos factores, combinados, los convierte en candidatos a una vida adulta delictiva.

Si el reto por sí mismo es mayúsculo, se complica aún más por la falta de un padrón estatal que permita conocer la magnitud del problema.

Cadhac tiene registro de mil personas desaparecidas en Nuevo León, no obstante, trabajan directamente con un grupo de familias, del cual se desprenden 50 niños huérfanos a causa del crimen organizado.

Sin aventurarse a dar un número aproximado, el organismo estima que la cifra de menores huérfanos del narcotráfico es de miles en la entidad.

La autoridad estatal tampoco tiene un censo. El procurador del Estado, Adrian de la Garza, dijo no contar con el dato exacto, pero señaló que el estado vivió una crisis de inseguridad importante por lo que esas víctimas de la violencia se están atendiendo.

Esa atención se da a través de instancias como Copavide, y un Fondo para las Víctimas del crimen organizado.

Mañana, el caso ciudad Juárez, Chihuahua.

 

Luis García