MARCELA PERALES
5 de diciembre de 2016 / 07:55 a.m.

MONTERREY.- Freddy, Manuel y Adán son migrantes. Salieron de su país, Honduras, prácticamente huyendo de la delincuencia y con ansias de cumplir el sueño americano. Hoy están en Nuevo León después de un viaje que en muchas ocasiones casi les cuesta la vida.

“Vi un compañero que se cayó del tren, le cortó una pierna primero, luego la otra, él se sintió perdido, se le metió el tren y lo partió por mitades”, recordó Freddy Rodríguez, de 23 años.

“Al tomar este camino uno se enfrenta hasta con la muerte. Uno viene peligrando hasta que lo secuestren", dijo Manuel Reyes, de 22 años.

“Ellos viajan en las cajas o viajan de una manera muy vulnerable y al accidentarse lamentablemente algunos pierden la vida y otros sufren lesiones de gravedad”, señaló el delegado de migración Luis Gerardo Islas.

Por décadas, Nuevo León ha sido paso de migrantes. Se observan en las calles, cruceros o vías del tren, siempre esperando el momento para llegar a Norteamérica y encontrar, a su criterio, una mejor calidad de vida.

A costa de ello, abandonan a sus esposas, hijos. A veces sus madres ni siquiera están enteradas.

“Fue muy duro para ella, porque si yo le hubiera dicho que venía para acá se hubiera puesto muy mal”, dijo Freddy.

“Uno extraña a su familia, su esposa, sus hijos para una vida mejor y eso es lo que tuve que hacer para poder venirme”, dijo Adán Hernández.

La presencia de indocumentados ha alcanzado una cifra inédita en la entidad. Este año, el flujo de migrantes incrementó en un 52 por ciento en comparación con el 2015.

Información proporcionada por el Instituto Nacional de Migración en Nuevo León indica que hasta noviembre del 2016 se tiene el registro de 5 mil 800 extranjeros sin documentación, el año pasado el número era de 3 mil 800, y en el 2014 se contabilizaron mil 300 migrantes.

“Es una cifra inédita, es una cifra récord, en el 2015 cuando pensamos que podía ser una cifra inédita”, indicó el delegado de migración Luis Gerardo Islas.

“Las causas principales son la falta de desarrollo económico, la falta de desarrollo social, la seguridad desde luego y la determinación de buscar la esperanza en otro país es la que los motiva", agregó.

De los 5 mil 800 migrantes que han sido detectados en el estado, mil 65 son menores, y de ellos, 542 viajaron solos en el tren, sin familiares directos. Una cifra que también alcanza récord.

A decir del delegado federal Luis Gerardo Islas, este incremento también se debe al reforzamiento de operativos permanentes.

“A partir de ello la estrategia de ubicación y de los operativos itinerantes que tenemos en las carreteras de Nuevo León logramos captar un mayor número de personas", dijo.