MILENIO DIGITAL
31 de agosto de 2015 / 08:18 a.m.

Monterrey.- El diputado local electo del Partido Movimiento Ciudadano, Samuel García, declaró que en la próxima Legislatura que está por iniciar, no se compondrá una oposición real al gobierno que encabezará Jaime Rodríguez Calderón.

Dijo que esta situación obedece a dos causas: la primera, es que se trata de un gobierno independiente, es decir, cuando el PRI era gobierno, el PAN era oposición, y viceversa, y ahora ninguno de los dos institutos gobernará el estado.

La segunda causa es que para que el PAN, o el PRI por separado, pretendan detener actos del próximo gobierno, ocuparán, según él, de los tres votos del Movimiento Ciudadano, al que definió como el fiel de la balanza.

“En primer lugar, estamos en un momento sui generis, estamos en un momento coyuntural, porque a la vez, como tenemos un gobierno independiente en el Ejecutivo, no hay en sí una oposición real, comúnmente si quedaba el PRI la oposición era el PAN, y viceversa, pero ahora no la hay, es decir, el actual Congreso puede ser aliado, puede ser contrario a temas distintos sin importar un partido, sino importar temáticas y eso es muy bueno para Nuevo León.

“Ahora bien, en segundo lugar, nosotros como Movimiento, que somos el fiel de la balanza, tanto el PRI con 19 y PAN con 19 ocupan nuestros tres votos para lograr mayoría o detener actos del Ejecutivo”, dijo.

Sin embargo, el diputado no toma en cuenta que si el PAN y el PRI se alían no ocupan para nada a los legisladores del Movimiento Ciudadano, e incluso de ningún otro partido, ya que conformarían una mayoría calificada.

Aunque se vincula al Movimiento Ciudadano, como el próximo partido oficial, García dijo que ellos impulsarán la agenda estatal, si los temas del Ejecutivo van a favor de la ciudadanía.

“Si los temas del Ejecutivo van a favor de la ciudadanía, somos los primeros en impulsar esa agenda, lo que queremos dejar claro aquí a los partidos tradicionales es que ya se acabó ese juego de que soy contrario porque eres PAN y yo soy PRI, y viceversa, aquí de lo que se trata es de ser oposición del sistema corrupto. Todo lo que tienda a acabar con el sistema corrupto y obscuro y anticuado vamos a estar a favor; todo lo que intenten hacer para que el sistema se quede caduco, obscuro y corrupto, somos totalmente oposición y contrarios a ellos.

“Entonces no es tanto de partidos, ni de colores, es más de cómo cambiar el sistema para que vaya a favor de la ciudadanía”, expresó.