ORLANDO MALDONADO
22 de mayo de 2016 / 09:04 p.m.

Monterrey.- Ante las últimas muertes violentas que se han dado en la localidad como la del ex coordinador de Inteligencia, Carlos Arturo Valle Novelo, y la del empresario Benito Javier Villareal Elizondo, el gobernador Jaime Rodríguez Calderón aseguró que en su administración no ha muerto ningún inocente.

Por el contrario, el mandatario estatal afirmó que han sido reacciones entre los grupos criminales por la disputa de controlar los lugares para la venta de las drogas.

Ante tal situación, se mostró a la espera de que las estadísticas sigan así y ningún inocente muera por los pleitos entre los cárteles de la droga.

"No ha muerto en esta administración ningún inocente y esperemos que así siga, ha sido reacciones entre ellos, entre quienes controlan un lugar y alguien más se mete para vender droga.

"Es exclusivamente el tema de venta de droga y de consumo de droga y por eso yo he hablado en estos últimos días... Porque sé que el crecimiento en el consumo de droga evidentemente hace que haya mayor competencia en la venta", dijo.

El gobernador destacó que ellos como autoridad deberán estar preparados para reducir el consumo y combatir a los grupos criminales.

El pasado 17 de mayo la Procuraduría General de Justicia rechazó que haya habido relación en las muertes de Carlos Arturo Valle Novelo, ex coordinador de Inteligencia de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI), y de Benito Javier Villarreal Elizondo, empresario y abogado, ambos amigos del gobernador Jaime Rodríguez Calderón.

El procurador Roberto Flores Treviño explicó de manera puntual los procesos de investigación en cada uno de los casos, sin embargo no se ha precisado cuáles fueron los móviles de las muertes.

En el caso de Valle Novelo, el procurador relató que encontraron en la oficina del ex coordinador de Inteligencia una mochila en color café que contenía cuatro mil dólares en efectivo en una bolsa de plástico y no 100 mil como se había informado extraoficialmente, un reloj marca Cartier con su estuche, una bolsa color café de papel vacía, papelería varia, un CPU marca HP y dos teléfonos celulares.

Mientras tanto, en el asesinato de Villarreal Elizondo el funcionario Estatal explicó que desde el viernes 13 de mayo recibieron en la Unidad Antisecuestros la llamada reportando la privación ilegal del mismo, en donde los delincuentes pidieron fuertes cantidades de dinero por su rescate.