24 de octubre de 2014 / 04:24 p.m.

Monterrey.- La alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes, y el alcalde de Guadalupe, César Cavazos, coincidieron en que la presencia de tres mil 200 policías militares no es por alerta en la zona metropolitana, sino que  para consolidar la labor que se ha hecho en las corporaciones policiacas, mismas que no va a suplantar.

"Viene a reforzar el trabajo que se ha hecho en las distintas corporaciones. Y bueno, pues también es importante destacar que estos elementos tendrán su base en Nuevo León, también se desplazarán a Tamaulipas y San Luis Potosí, dependiendo de las necesidades", declaró Margarita Arellanes.

En la construcción del edificio que albergará a los policías militares en las instalaciones de la Séptima Zona Militar se invertirán 420 millones de pesos, recursos gestionados por los municipios metropolitanos, el gobierno estatal y la iniciativa privada.  

"50 millones los pondremos los municipios metropolitanos, 50 millones el gobierno de Tamaulipas, el gobierno de Nuevo León hace una aportación mucho mayor, y el resto empresarios de la localidad. El Ejército va a pone la mano de obra para la construcción de estas instalaciones.

"Es una gran noticia. Es una especie de blindaje adicional a Nuevo León y a la región para los delitos de más alto impacto, lo que tiene que ver con la delincuencia, y eso que hemos superado tanto, y que queremos que jamás regrese a nuestro estado", dijo el panista César Garza.

Ambos presidentes municipales fueron entrevistados en el Telediario Matutino con Josué Becerra y Claudia Ovalle, y entre las declaraciones de la alcaldesa de Monterrey, aclaró la presencia de los ediles panistas a la reunión de alcaldes que se realiza en la oficina del secretario de Gobierno, Álvaro Ibarra, y dijo que sólo asistieran en temas de interés ciudadano y/o seguridad.

"Son temas distintos. Por una parte, los temas de seguridad y de interés, los habíamos estado viendo por cada una de las dependencia, sine embargo no veíamos avance en los temas, por lo tanto tomamos la decisión de acudir directamente a cada dependencia y hacer este trabajo que no veamos resultados en esta mesa", dijo Arellanes.

Por su parte, el alcalde de San Pedro, Ugo Ruiz Cortés, también se mostró a favor de implementar esta policía en el estado.

"Me parece que ésta es una noticia que lejos de preocuparnos nos debería de dejar muy satisfechos porque ahora tenemos muy claro y muy evidente el cobijo del Ejército mexicano", comentó.

Consideró que aunque la fortaleza del país se debe construir desde el interior de los municipios, no todos cuentan con las herramientas para ello y la Policía Militar complementará a los cuerpos de seguridad ya existentes.

"En Nuevo León varios son los municipios que deben tener esta fuerza complementaria (la Policía Militar); un refuerzo como este nos viene bien" añadió.

En tanto, Raymundo Flores Elizondo, munícipe de Apodaca, reafirmó las opiniones de sus compañeros al asegurar que el proyecto viene a darle seguridad a la entidad, en una etapa de prevención.

"Si nosotros no nos preparamos y dejamos el área no descuidada, pero no totalmente reforzada pues nos pueden suceder cosas que no queremos que nos vuelvan a suceder.

"Vamos a salir beneficiados todos los nuevoleoneses con esos 3 mil 200 elementos bien capacitados que vienen a quedarse de planta aquí, a Nuevo León. El día de ayer nos pusimos de acuerdo los diez alcaldes del área metropolitana para firmar un convenio la próxima semana pues (el proyecto) está para construirse el edificio en un año y poner ese cuerpo de elementos a servicio nuestro", finalizó.

La construcción del inmueble que alojará a los elementos de la Policía Militar deberá iniciar a principios de noviembre, pues se prevé que el proyecto dure un tiempo aproximado de 12 meses, y tendrá un costo de 420 millones de pesos, los cuales serán aportados por los municipios de la zona metropolitana, los gobiernos de Nuevo León y Tamaulipas, la Sedena y la Iniciativa Privada.

FOTO: Especial

TELEDIARIO DIGITAL