ORLANDO MALDONADO RODRÍGUEZ
2 de junio de 2016 / 08:44 p.m.

Monterrey.- Al hacer sus primeras declaraciones públicas sobre los hechos ocurridos este miércoles en el penal del Topo Chico, Jaime Rodríguez Calderón, gobernador de Nuevo León, aseguró que no pueden mandar en la conducta de cada uno de los reos.

En su cuenta de Facebook, el mandatario estatal presumió que si bien ya tienen el control en los penales, hay roces entre los reclusos y no pueden estar checando la conducta de cada quien.

Acto seguido, presume que gracias a la inversión hecha en las cámaras de monitoreo lograron responder en tiempo y forma para evitar que el escenario fuera peor en la riña registrada en el centro penitenciario.

"Raza, tenemos el control del penal, hay roces entre los internos y no podemos mandar en la conducta de cada quien. Estamos trabajando bien duro para tener más seguridad, tanto dentro como fuera de los penales. Les comparto esta nota, de cómo se actuó en esta ocasión, léanla y compártanla. Manténganse informados por ese medio, donde les estamos dando a conocer la información", publicó en su red social.