MULTIMEDIOS DIGITAL Y ORLANDO MALDONADO
21 de febrero de 2016 / 12:00 p.m.

Monterrey.- A dos días de anunciarse del traslado de la ex directora del penal del Topo Chico, Gregoria Salazar, y el ex subcomisario Jesús Fernando Domínguez, a otros Ceferesos del país, las autoridades penitenciarias no han precisado dónde quedaron recluidos, así lo señaló el abogado defensor Mario Isidro Franco Villa.

En entrevista para Telediario Matutino Fin de Semana con Azucena Uresti, el litigante expresó que desconoce los motivos por los que sus clientes fueron trasladados, además que apenas el sábado se le avisó en un correo electrónico de su reubicación.

"Hasta el momento el jefe del centro penitenciario no me ha informado, presenté una denuncia respecto al quebrantamiento de la medida cautelar y expuse que se estaba violando, no entiendo por qué, ni se por qué razones hayan sido trasladados a un Cefereso", dijo Franco Villa.

Mencionó que ahora interpondrán una denuncia contra quien resulte responsable del traslado de Gregoria Salazar y Jesús Fernando Domínguez a otros penales de la República, entre los señalados está el subdirector jurídico del penal del Topo Chico, Sergio Javier Ramírez Meléndez.

"Lo que procede precisamente es denunciar al jefe del reclusorio, aquí estamos en una desaparición forzada por funcionarios públicos, la familia está muy angustiada y no sabemos porque de esta forma se están conduciendo", dijo.

Franco Villa comentó a Milenio que se publicaron unas listas afuera del centro penitenciario, sin embargo, aseguró que, curiosamente, los ex funcionarios no venían en la misma, lo cual motivó a que no sepan a donde los trasladaron.

Detalló que según el argumento principal para trasladarlos fue para brindarles mayor seguridad.

"Yo anoche fui con el juez de control, nadie me atendió porque no había nadie, es una cuestión urgente, es una cuestión de una gran trascendencia porque está de por medio la integridad física de las personas, así como su vida y todo aquello que represente una tortura", subrayó.

Gregoria Salazar y Jesús Fernando Domínguez son acusados de homicidio calificado y abuso de autoridad por la muerte de 49 reos del penal del Topo Chico.