MARCELA PERALES
17 de enero de 2017 / 08:15 a.m.

MONTERREY.- “Carlos” es un adolescente de 14 años de edad que decidió entrar al mundo de las drogas. A su corta edad ha probado toda sustancia y la factura la cobró su cuerpo.

La decisión de probar su primera droga obedeció a la disfunción y violencia familiar que vivía en casa.

“A los 14 empecé a drogarme. ¿Con qué? Con todo tipo de drogas". ¿Me las puedes mencionar? "Mariguana, resistol, pastillas, cerveza". ¿Cocaína? "También, de vez en cuando la cocaína".

"Más que nada por problemas en mi casa, no me hallaba en mi casa, no quería estar con esa familia". ¿Qué pasaba en tu casa Carlos? "Pues muchos problemas, más que nada golpes". ¿Quién te pegaba? "Mi papá y mi hermana".

”No puedo retener muchos líquidos. Cuando corro no puedo respirar bien por lo del resistol”.

Las afectaciones para Carlos aún están latentes porque, aunque fue rescatado a tiempo por su madre, él aun siente ansiedad por consumir.

“El primer día sí estuve como muy desesperado por la droga, quería drogarme. Empecé a desesperarme, a estresarme". ¿Todavía tienes ansiedad por consumir o ya no? "Pues ya no como antes". ¿Pero sí? "Sí”.

Dejar las drogas no es fácil, el tiempo que transcurre es irremplazable y la salud no perdona.

El Director de Salud Mental de la Secretaría de Salud, Juan José Roque Segovia, explica que desde el primer consumo las neuronas van muriendo.

“Ya no pueden pensar, ya no pueden concentrarse, no pueden memorizar, van perdiendo facultades.

“Un día la neurona ya no es reconocida como normal y nuestro cuerpo detecta una célula que cambió de forma y ya no es la misma, tiene que ser eliminada del cuerpo porque se convierte en una sustancia, en un cuerpo extraño. No nada más ocurre eso en el cerebro, ocurre en los pulmones, en las células que revisten las arterias, las venas, el intestino, etcétera”.

El consumo de drogas está directamente relacionado con infartos, suicidios, accidentes y actos criminales.

En el 60 por ciento de los casos, la víctima y el victimario están bajo los efectos de alguna sustancia tóxica.