EDUARDO MENDIETA
8 de marzo de 2016 / 06:24 p.m.

San Pedro.- Tras solicitar un exhorto al gobernador para que aplique la Ley, el Cabildo de San Pedro rompió en forma total con Carlos Emilio Arenas Bátiz, presidente del Tribunal Superior de Justicia, al declararlo "Persona Non Grata" para el municipio y solicitar su renuncia.

En sesión ordinaria de Cabildo, el munícipe sampetrino, Mauricio Fernández, planteó la propuesta contra quien preside el Poder Judicial en Nuevo León por su actitud apática, tras la liberación de los secuestradores y asesinos confesos del empresario sampetrino, Damián González del Río, y de delincuentes colombianos.

"Que hasta la fecha no ha habido comunicación ni interés de su parte para explicar a los sampetrinos ni a la población en general, los criterios que se han seguido para justificar la liberación de los delincuentes señalados.

"Por ello, ante la conducta desplegada por Carlos Emilio Arenas Bátiz, que han lastimado la opinión pública de los habitantes de este municipio, se estima considerarlo como una 'Persona Non Grata' para el republicano ayuntamiento de San Pedro Garza García, Nuevo León", arremetió Fernández Garza.

Dicha actitud apática sobre un tema trascendental que atañe a la administración de justicia, agregó el munícipe, hace patente un sentir de desaprobación en la comunidad en general, y provoca un desagrado en los habitantes de este municipio, que es reflejado a través de la presente crítica pública de este Ayuntamiento.

El pasado 30 de julio del 2012, fue secuestrado el empresario sampetrino y después asesinado pese al rescate pagado por su familia, cuyo cuerpo apareció cuatro días después.

Por el hecho fueron capturados cuatro asesinos confesos, por lo que el juez de primera instancia del juzgado segundo penal y de preparación Raymundo Martínez González, ordenó liberarlos.
El hecho similar se replicó con la liberación de una banda de colombianos con droga que se les incautó, pero también fueron dejados en libertad.