GUSTAVO MENDOZA
7 de agosto de 2016 / 04:02 p.m.

MONTERREY.- Unas milimétricas esferas recuperadas de rocas en los límites de Nuevo León y Coahuila son los vestigios de las primeras algas. Hace una semana, un bloque de dos toneladas llegó a Monterrey conservando el cráneo de un mamut.

Así de diversa es la riqueza paleontológica que existe en la región comprendida por Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila, aunque cada uno con su rasgo particular.

Con apoyo de especialistas de la Facultad de Ciencias de la Tierra de la UANL, la Universidad Humanista de las Américas y del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en Nuevo León, es posible hacer, en la actualidad, un panorama de las especies prehistóricas que deambularon por la entidad.

El reciente hallazgo de un mamut en Galeana pone en evidencia la variedad paleontológica que existe en la entidad.

ALGAS MARINAS

                           ENTRE ALGAS Y MOLUSCOS

Hace poco más de 90 millones de años, Nuevo León estaba cubierto completamente por el mar. El delta llegaba hasta lo que hoy conocemos como Coahuila, lo que generaba un hábitat preciso para una amplia diversidad de especies.

Víctor Hugo Peña, paleontólogo de la Universidad Humanista de las Américas, destaca la importancia de estudiar los restos fósiles de polen, semillas y hasta esporas de algas carofitas.

“En el mundo es difícil que alguien estudie algo como las esporas de las algas. Se tratan de restos fósiles con más de 65 millones de años de antigüedad”, explica.

Estudiar estos restos da certeza sobre el medio ambiente de aquellos años: pantanos, lagunas y el mar que llegaba a estas tierras.

pliosaurios reptiles

                                  GRANDES REPTILES

Al ser Nuevo León una zona cubierta por el mar hace 65 millones de años, la presencia de reptiles marinos era evidente.

La arqueóloga Araceli Rivera, del INAH Nuevo León, destaca que en la zona montañosa del estado existen registros fósiles de pliosaurios (como el Monstruo de Aramberri), ictiosaurios (parecidos a los delfines actuales), así como una amplia variedad de amonites, una versión prehistórica de moluscos.

Al sur de la entidad también se han encontrados restos de cocodrilos (Zaragoza) así como peces, tortugas y lagartijas, esto en Vallecillo ubicado en la región norte.

“Lamentablemente es un tema aún inexplorado a su totalidad”, expuso Rivera Estrada.

mamuts galeana

                           MAMUTS Y DIENTES DE SABLE

Es en el periodo Cuaternario, hace unos 30 mil años, cuando se da la presencia masiva de megafauna, es decir, los grandes mamíferos que alcanzaron a convivir con los primeros humanos en el continente.

Restos de mamuts, mastodontes, caballos, llamas, tigre dientes de sable, bisontes, camellos, lobos y conejos, además de pequeños roedores y lagartijos, se han ido descubriendo con mayor celeridad en los últimos 30 años de excavaciones.

Los reportes se han dado en una amplia variedad de municipios: Vallecillo, Doctor Coss, China, Terán, Bravo, Galeana, Aramberri, Mina, Zaragoza, Pesquería, Escobedo y García son sólo algunos en donde el INAH ha intervenido.

“Hay un proyecto de paleontología de Nuevo León; haremos un recuento de los yacimientos cuaternarios que tenemos en todos los municipios. Ahorita tenemos la idea de registrar en lo posible algunos yacimientos de los que se tiene noticia pero también hacemos prospección en base a formaciones geológicas que detectamos en los municipios”, menciona Rivera.